Los taxistas de las dos capitales canarias podrán contar con hasta cinco licencias
martes, 31 de julio de 2012

El Consultivo cuestiona la capacidad de los ayuntamientos para expropiar las autorizaciones apelando al interés público

Noé Ramón

ImageEl proyecto de Decreto por el que se regula el sector del taxi en las islas contiene entre una de sus más llamativas propuestas que los profesionales que trabajen en ciudades de más de 200.000 habitantes podrán contar con hasta cinco licencias a la vez. Un requisito que sólo se cumple en el caso de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria. Este servicio deberá ser prestado por el titular de las autorizaciones o mediante asalariados.

El texto legal tiene como principales objetivos por un lado la limitación del número de licencias y por otro el establecimiento de tarifas obligatorias que "cubran el coste real del servicio y un beneficio razonable, por lo que deben ser revisadas cuando se produzca una variación importante en los costes". Esta actividad queda definida como de carácter privado pero de interés general.

El Decreto dispone que tendrán preferencia para obtener el permiso los trabajadores asalariados del sector y aunque los familiares que convivan con el empresario carecerán la condición de empleados, sí la tendrán a los efectos de la adjudicación de nuevas licencias. De esta manera los servicios prestados por los familiares se computarán como antigüedad equivalente a la de los conductores asalariados a los efectos de la adjudicación de nuevos permisos. En otro de los artículos se exige que el servicio del taxi sea prestado personalmente por el titular o mediante conductores contratados. Así se impone al propietario de una licencia de taxi la obligación de explotar "con autonomía económica y de dirección el servicio, gestionándolo a su riesgo y ventura con los medios personales y materiales integrantes de su propia organización profesional".

La infracción de esta obligación es calificada como "muy grave y el incumplimiento reiterado en tres o más ocasiones a lo largo de un año puede dar lugar a la pérdida de validez de la licencia". El Reglamento también otorga al Ayuntamiento la potestad para rescatar los permisos por causas de interés público, tal y como está ocurriendo en estos momentos en Santa Cruz debido a la saturación de vehículos en las calles. Al respecto el Consejo Consultivo considera que el texto "no puede apoderar a las corporaciones locales que estimen que concurre una causa de interés público que legitima la expropiación de la licencia" y se recuerda que esta sólo puede ser declarada por el Gobierno canario pero tampoco en su totalidad ya que parte de las competencias son de titularidad nacional.

Representantes del sector mostraron ayer su confirmidad con el dictamen elaborado por el Consejo Consultivo en cuanto está en línea con lo negociado con el Gobierno de Canarias. En estos momentos se está en el proceso para retirar 60 vehículos de las calles de Santa Cruz al doblarse el ratio de taxi por mil habitantes. Para ello se ha elaborado ya un listado inicial de 69 profesionales de los cuales los que sean finalmente elegidos recibirán 40.000 euros durante varios años acogiéndose al cese de actividad. En esta lista han tenido preferencia los mayores, las viudas de taxistas o las personas enfermas.