Antonio González Viéitez ve lamentable que Rajoy nos venda hace una semana el rescate a España como la salvación y ahora lo califique de verdadero desastre
martes, 19 de junio de 2012

Opina que mientras la solución a la crisis pasa por promover el crecimiento, la inversión y el empleo, los grandes poderes financieros imponen a los Estados más recortes y políticas de ajuste

ImageImageAudio de la entrevista

SB-Noticias.- El economista y profesor de la ULPGC, Antonio González Viéitez, dijo en La Trapera de Radio San Borondón que teniendo en cuenta las actuales circunstancias para organizarse y actuar de una manera contundente desde el ámbito político y desde el posicionamiento sindical hace falta engrosar el nivel de calentura de la ciudadanía, que tiene que venir a posteriori del nivel de conocimiento que adquiera la gente.

González Viéitez dijo que en la última semana hemos vivido un vértigo absoluto, una hipervelocidad de los acontecimientos sin necesidad de meter el dedo en el ojo a nadie. En este sentido, indica que el presidente Mariano Rajoy (PP) se ha definido a sí mismo como un hombre muy previsible, puesto que hace una semana hizo una valoración del rescate español como si fuera la panacea, para una semana después afirmar sin rubor que es un verdadero desastre.

Desde su punto de vista, ese tipo de fenómenos, que producen un vértigo intelectual muy grande, nos conduce a la conclusión de que afrontamos la realidad como si de un circo se tratara, en donde hubiera muchas pistas, una con domadores, otra con trapecistas y otra con payasos, que desvían la atención al gran público.

Para el prestigioso economista, a España le hace falta que como en Francia aparezca un elemento nuevo traído desde la política con la victoria de Hollande, o como en Grecia a través de Syriza, formación que se quedó a menos de tres puntos de ganar las elecciones a pesar de las campañas internacionales en su contra, batiendo récords de crecimiento.

Explica que el G-20 coloca dinero (456.000 millones de euros) para que haya una especie de cortafuego a los famosos mercados, pero sin embargo no lleva a cabo la prohibición de los paraísos fiscales, ni impedir la especulación, ni establecer una fiscalidad progresiva a los movimientos internacionales de capital, que están en la base del cordero.

Para Antonio González, esa imagen de que los países más ricos están inundando de dinero a los Estados para que se solventen los problemas es algo que la gente tiene que entender que por ahí no van los tiros de la solución a la crisis.

El economista señala también que en su último informe sobre España el FMI insta a seguir implantando políticas de recortes, profundizar en la reforma laboral, retrasar la jubilación y rebajar las implementaciones por desempleo, sin embargo no propone lo que básicamente requiere la sociedad, mundial, española y canaria, que es promover el crecimiento, la inversión y el empleo.

Además tenemos que juzgar el nefasto papel que está siendo jugado por la UE, administración que está empeñada en imponer los recortes y la austeridad, colocándose totalmente a la defensiva, cuando en estos momentos tan duros, en donde los problemas no paran de complicarse, opta por los rescates a las naciones soberanas, como ocurrió en Grecia (dos fases), Irlanda, Portugal, ahora España, a la que seguirán otras naciones como Italia, agravando la situación en lugar de mejorarla.