“Las Venus”de Ángel Gustavo
jueves, 17 de mayo de 2012

Rosario Valcárcel

ImageEl cuerpo desnudo, el cuerpo en la cultura occidental, el desnudo en sí mismo, como señaló el historiador de arte Kenneth Clark, es una forma de arte.

En otra presentación de Ángel Gustavo, yo decía que nuestro artista se hacía más poeta, se cargaba de sentimientos cuando pintaba sus bodegones que eleva a arte, que adereza de un encantamiento de malabarismo porque consigue atraparnos, hacernos creer que las calabazas, naranjas o cebollas flotan. 

Y también les comentaba que cuando pinta a sus mujeres juega con los simbolismos y los mitos, se deja seducir por su sensualidad.

Por el cuerpo desnudo que encarna la verdad, la verdad desnuda. La belleza, y es, precisamente en esa búsqueda de verdad y de belleza lo que quizás le ha llevado a Ángel Gustavo, pintor y un seductor dibujante, a crear mujeres  hermosas, de largas piernas. Mujeres perfectas, irresistibles, cuya perfección hace florecer el deseo y las  pasiones, hace que tengan vida, que transgredan del límite y nos abra paso a lo fantástico. A realizar esta exposición de cuerpos, de diosas desnudas, sin  tapujos, a entrar en el Olimpo, a investigar y a experimentar la feminidad en su gozo.

Es evidente que el cuerpo desnudo no puede escapar al erotismo. Y a Ángel Gustavo no sólo no se le escapa, sino que busca una visión más allá de los contornos de la figura humana, del desnudo tal como se nos presenta, por eso indaga y pinta con soltura y maestría sus Venus, las libera, juega con ellas, con sus formas  y con sus actitudes, con las emociones de su alma.  

Sus Venus constituyen la pasión que siente nuestro artista por la mujer, por el ideal romántico, por la delectación, por el arte.

Por eso exalta la libertad de expresión corporal, la realidad de las formas humanas, la  presencia corpórea, la genitalidad, la ligereza de movimientos físicos e imaginativos. Con poses y posturas tentadoras, y a través de ellas nos conduce al mundo real, a un brazo, a una mano, a un pie. Nos lleva a la belleza del fragmento. Al estado de ánimo, y nos propone lo erótico ante el miedo y la angustia.

Nos encierra en el misterio que tiene la atmósfera idílica del abrazo, de un abrazo pleno, repleto de protección, de sueño, de unión total.

Y como el hecho de la creación va más allá de la idea de imitar la vida, representa a sus Venus, casi etéreas, atravesando el aire, triunfantes, entregadas a sus sueños, al placer sexual, a la Naturaleza para servir en la gran cosecha de las almas, o recorriendo un túnel, que podríamos pensar que es el principio, el origen del mundo, o reconociéndose en un espejo que la revela a sí misma, o igual que nuestros pintores clásicos nos muestra una diosa violinista o saxofonista, fluyendo con absoluta libertad sobre la bola del mundo.

Una imagen con la que Ángel Gustavo satisfizo el tema neoplatónico de los dos sentidos: la vista y el oído para alcanzar la belleza.

Contemplamos también a una Venus engendrada por un ser fabuloso presente en la mitología, un toro que nos la exhibe como un trofeo. Y a una Venus que desafía el escenario, que lo rompe como si saliera de las aguas del útero, entre espumas y burbujas.

A través de la contemplación de estas bellas y elegantes diosas podemos distinguir una paleta colorista, con una línea sinuosa y un toque sensual, acariciante, referidas al amor y al  deseo. Podemos contemplar cuerpos, flexibles, sensuales, pudorosas, que cubren su sexo con su larga melena, con un recato que enardece más la pasión.

Posturas insólitas quizás con la intención de resaltar el movimiento, el volumen o la perspectiva. La sensación tridimensional. O de concentrar la visión del espectador en el contenido del vacío o en un punto determinado de la obra. Detalles que podría emular las piruetas de un acróbata o un paso de danza, detalles que invaden el territorio íntimo. Detalles que revelan la belleza eterna que envuelve a los seres y a las cosas.

Por lo que podemos decir que la obra que Ángel Gustavo titulada Mis Venus, es una pintura de gran creatividad, grácil, etérea, volátil, llena de lirismo,  esteticismo, de plasticidad que no deja indiferente al espectador.    

Exposición que podran ver en el Colegio de Peritos e Ingenieros Técnicos Industriales de Las Palmas de Gran Canaria calle Juan XXXIII, n. 20 hasta el día 25 de mayo.

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com;  Facebook/rosariovalcarcel/escritora