Felipe Campos: “Imagino que fuera el arquitecto Hugo Luengo quien engañó a los religiosos de La Salle para acometer la obra absolutamente ilegal en los terrenos anexos al colegio”
martes, 17 de enero de 2012

Afirma que no se puede permitir bajo ningún concepto en un Estado de derecho que haya personas que se salten la legalidad, que hagan lo que quieran, incumplan la normativa vigente y levanten obras ilegales incumpliendo el planeamiento vigente y con usos prohibidos expresamente

ImageImageAudio de la entrevista

SB-Noticias.- El abogado Felipe Campos valoró en el programa La Trapera de Radio San Borondón la información publicada en la prensa en el día de hoy en la que se indica que la orden de demoler parte de la obra ilegal de La Salle amenaza a toda la ampliación del colegio y, tras destacar que le parece bien que se informe de esta situación creada al margen de la legalidad a la sociedad, sin embargo afirma que hablamos de una situación irreconciliable con el sistema democrático y con un Estado de derecho que el arquitecto alegue que Urbanismo le dio permiso para construir el edificio porque no es así.

Campos se mostró absolutamente convencido de que los Hermanos Cristianos propietarios del colegio La Salle desconocían que la obra era completamente ilegal, ya que es ilegal en cuanto a la obra en sí, pero también en lo que tiene que ver con el uso y con el negocio levantado, dicho lo cual imagina que fuera el arquitecto, Hugo Luengo, conocedor de temas urbanísticos, quien engañó a los religiosos para acometer esta obra absolutamente ilegal.

En este sentido, entiende que debe ser Luengo quien deba soportar las consecuencias de la demolición de la obra y del fracaso del negocio, puesto que no se puede permitir bajo ningún concepto en un Estado de derecho que haya personas concretas y determinadas que se salten la legalidad, que hagan lo que quieran, incumplan la normativa vigente, levanten obras ilegales incumpliendo el planeamiento vigente y con usos prohibidos expresamente.

Para el abogado, esta actuación al margen de la Ley en la ampliación de La Salle pone de manifiesto lo que era el PGO que el anterior equipo de Gobierno quería aprobar a toda costa, un documento a la carta en donde los favorecidos de los redactores y de Jorge Bethencourt como este arquitecto, Hugo Luengo, acometían obras ilegales a sabiendas de que lo eran porque esperaban su legalización a través de la aprobación del Plan en una actuación proscrita por el ordenamiento jurídico, ya que hablamos de fraude y desviación de poder.

Aunque lamenta la situación que tengan que vivir los religiosos, sostiene que no hay otra solución a este problema que la demolición del edificio porque de lo contrario estaríamos hablando de la conculcación del Estado de derecho, puesto que debemos tener claro que la Ley se aplica a todos por el mismo rasero o no se aplica a nadie.

Felipe Campos no tiene dudas de que los religiosos desconocían el alcance de la ilegalidad de la obra, por lo que estima que el responsable de esta situación tiene que ser el arquitecto de la obra, dicho lo cual insiste en que es una cuestión que no tiene otra salida que la demolición y la exigencia de responsabilidades.
 
Image