Al sur de Nápoles
Escrito por Zacarías Brown   
miércoles, 04 de febrero de 2009

Zacarías Brown.-

Un peripatético creador de opinión que ejerce su oficio a modo de cansino epílogo de cada edición de Diario de Avisos, ha pretendido ganarse el salario del miércoles con la excusa del libro de Roberto Saviano. Según el creador de opinión, en el sur de Canarias “pululan mafias y organizaciones delictivas“ que “gangrenan nuestro tejido empresarial y social”. Y que “llegan para quedarse y comprarlo todo: la noche y el día, las inversiones y las comisiones, los sobornos y los planes de ordenación”.

Tiene razón el creador de opinión en cuanto a lo que está ocurriendo, sobre todo, en el Sur de Tenerife, pero me pregunto si ha estado al tanto de lo que ha sucedido un poco más al norte, concretamente en el Parque Marítimo de Santa Cruz;  en la operación de compraventa del frente de playa de Las Teresitas y sus posteriores plusvalías del Valle de Las Huertas; o lo que ha acontecido tras las concesiones mineras de Tindaya y Tebeto.

El ilustre creador de opinión parece sobrevolar el olvido con sublime naturalidad, algo muy habitual en él cuando conviene a sus intereses, como si quisiera olvidar que Canarias está aún más al sur que Nápoles y que nuestra “camorra” ha evolucionado de un modo diferente al socaire de una idiosincrasia con acento canario.

En esta tierra única tenemos varios Robertos Savianos pero son inofensivos porque tienen que emigrar para poder dar de comer a sus hijos. Tenemos a la “Familia Teresone” y varios “padrinos”, pero por mucho que quieran escribir sobre ellos nunca aparecerá un editor. Tenemos muertos, muchos muertos diarios, pero la mayoría perecen en las listas de espera de la Seguridad Social porque la corrupción se llevó el dinero público a bolsillos privados. Por tener, tenemos la infamia del Puerto de Granadilla y hasta un creador de opinión plácidamente acomodado en una empresa pública con gestión privada, que ha encontrado un medio en el que trasladarnos su halitósis cerebral para jodernos los desayunos.

¿Acaso la camorra Napolitana tiene la RIC? ¿Alguna vez han disfrutado de algo parecido al REA las mercancías que entran por el puerto Napolitano?. Me gustaría preguntarselo a Roberto Saviano, pero me temo que me contestará que la Camorra Napolitana no debe su existencia más que a un estilo de vida y que no han sabido evolucionar. La Camorra Napolitana vive de la nostalgia a ritmo de una tarantela, pero algún día se darán cuenta que ya no es necesario correr riesgos con la policía y que es posible robar legalmente a golpe de decretos.  Que vengan a Canarias para que se actualicen.