Log in

Apoyan la demanda judicial, presentada por la Intersindical Canaria, contra los conciertos sanitarios

  • Published in Sanidad

La Marea Blanca de Tenerife ve muy necesaria y oportuna la demanda judicial, presentada por la Intersindical Canaria, contra los conciertos sanitarios

Consideran que es necesaria porque, tras el breve paréntesis que intentó abrir el Consejero Morera, el carácter intocable de los conciertos con la sanidad privada está de nuevo en pleno apogeo como así ha sido en las interminables tres décadas, desde 1987, de control del Gobierno de Canarias por parte del insularismo con diversas modalidades.

La Marea Blanca sostiene que se han mantenido conciertos, abusivos y ajenos a todo control y normativa, a pesar de múltiples intervenciones de todo tipo que no lograron tener fuerza suficiente, ya fueran movilizaciones sindicales y ciudadanas, iniciativas legislativas populares y parlamentarias, denuncias en la fiscalía, etc.

"Si no lo impedimos -afirman- la parte del león del crédito extraordinario que acaba de anunciar el gobierno de Clavijo será sin dudas para la sanidad privada. Nada más y nada menos que 155 millones de euros que justifican para la reducción de las listas de espera de un 5 a un 10% y que añadidos a los 269 millones presupuestados para conciertos en 2017 van a constituir el pelotazo con el que los empresarios de la sanidad lucrativa privada van a celebrar los 30 años de gobierno de sus amigos y hermanos siameses".

Desde la Marea Blanca de Tenerife han indicado que vana redoblar el esfuerzo para responder al llamamiento a cuantas otras acciones de presión y movilización se puedan desarrollar. Para ello, el conjunto de colectivos y personas agrupadas en este movimiento social y sanitario invitan a todos los sindicatos a comparecer ante la opinión pública próximamente con el objeto de poner de manifiesto de modo inequívoco la disposición a  la movilización ciudadana y de los trabajadores sanitarios de modo conjunto y unitario que logre efectivamente cambiar la correlación de fuerzas a favor, obligando a la Consejería a aceptar  soluciones urgentes y duraderas con las que garantizar a nuestra población el sistema de salud y de atención sanitaria acorde a sus necesidades y por tanto suficientemente dotado de los correspondientes recursos humanos y materiales.