Log in

Nueva Canarias vota contra la idoneidad de Francisco Pomares para la Junta de Control de RTVC

NC dice que no tiene su confianza, que es incompatible por sus relaciones con el sector privado audiovisual y rechaza su confrontación permanente con el ente

Nueva Canarias (NC) votó este lunes en contra de la idoneidad del candidato de CC a la Junta de Control de Radiotelevisión Canaria (RTVC), Francisco Pomares, y a favor de los seis aspirantes restantes. El grupo canarista progresista dice que la candidatura rechazada carece de su confianza, que es incompatible por sus relaciones con el sector audiovisual privado, por su confrontación permanente con el ente público y por falta de voluntad para avanzar hacia un modelo de medios de comunicación públicos al servicio de los intereses generales y sociales de la comunidad.

Por segunda vez, la comisión de Control de RTVC tuvo que analizar y posicionarse sobre la idoneidad de las mismas candidaturas que fueron examinadas hace seis meses. Por el PSOE, Luz Belinda Giraldo y Alfonso Campoamor. De Nueva Canarias, Rosa Delia Morera y por ASG, Carmen Medina. También los aspirantes de CC, Cristina Vera y Francisco Pomares, y del PP, Jorge Rodríguez.

Carmen Hernández, en esta ocasión, optó por una única intervención en la que expuso los criterios que Nueva Canarias entiende deben cumplir las propuestas. Se mostró categórica al decir que “todos los candidatos”, salvo Francisco Pomares de CC, “cumplen con los requisitos” exigidos por el grupo canarista progresista. La única candidatura rechazada por NC “no tiene la idoneidad para cumplir” con unos criterios que enumeró Carmen Hernández. El primero, tal y como explicó, la defensa del ente como un servicio público, su profesionalización, su prestigio y su valor social.

Cuestionó la voluntad de Pomares para proteger la “legalidad, la objetividad, la imparcialidad, la independencia y una práctica profesional intachable”. Puso en duda su capacidad para “dialogar y consensuar” así como para “colaborar a crear un clima de constructivo, enfocado a fortalecer” los medios de comunicación públicos.

Para Carmen Hernández, el aspirante de CC era motivo de rechazo ante la existencia de un conflicto de intereses por sus vínculos con el sector audiovisual privado. Además de dudar de su capacidad o interés por trabajar “de la mano de quien está mandatado a ser” el próximo director general ente porque tiene la “confianza” de la Cámara y de una ciudadanía que, con sus audiencias, “respalda, día a día, la gestión” de RTVC. Se refería al actual administrador único Francisco Moreno.

Para la parlamentaria del grupo canarista progresista, con la decisión de avalar la idoneidad de los integrantes de la Junta Control, “hablamos si queremos seguir apostando por poner en valor” a los medios de comunicación públicos de Canarias y de que “sean defendidos como un servicio público que ha demostrado ser de gran valor”, entre otras situaciones y por ser las más recientes, durante la crisis de salud pública del coronavirus y ahora con la erupción del volcan Cumbre de Vieja en La Palma.

Si se quiere una Junta de Control, continuó, que apueste por “prestigiar” a RTVC, por “traer sosiego y tener un ánimo constructivo al servicio de los intereses generales, no al servicio de intereses partidistas o de alguna empresa” del sector.

“Estamos hablando de un ente que ha demostrado, en los últimos años, tener al frente” a Francisco Moreno, quien ha evidenciado que es “capaz de construir un proyecto” de televisión y de radio, basado en la “colaboración, el diálogo, la confianza y la lealtad” a la sociedad canaria; según resaltó.