Log in

Sacyr no invirtió ni un euro en la compra de Emmasa en el año 2005

Un informe jurídico del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife considera que el gobierno de Coalición Canaria pudo haber cometido ilegalidades en la venta de Emmasa a Sacyr en el año 2005, permitiendo que la multinacional española recuperase los 59 millones por la compra de las acciones, en una operación que de confirmarse, podría considerarse un nuevo pelotazo y un atraco a las arcas municipales.

En el año 2005 el gobierno municipal de Santa Cruz de Tenerife, encabezado por Miguel Zerolo, decide privatizar Emmasa, empresa pública solvente que daba beneficio para el municipio.

Bajo la justificación de que el dinero se iba a usar para realizar un Plan de Barrios en todo el municipio, plan que nunca llegaría a realizarse.
El objetivo de la venta de Emmasa en realidad era reponer a las arcas municipales el dinero que se había dilapidado para la compra del frente de playa de Las Teresitas por 52 millones de euros.

Aunque el concurso se licitó por un mínimo de 50 millones, la multinacional española Sacyr ofreció 60 millones ganando la concesión durante 25 años.

Sin embargo un año después Sacyr le impone a Emmasa (que ya era mayoritariamente propiedad de Sacyr) una deuda por 60 millones a abonar con 2.360.000 euros al año. A fecha actual ya se han traspasado a la multinacional 28,2 millones de euros, una decisión que ha sido puesta en entredicho ahora por los servicios jurídicos de la Corporación.

En estos quince años Sacyr habría ganado casi 300 millones de euros, sin invertir un solo céntimo. Habría obtenido 80 millones por el 5,5 % de la facturación anual de Emmasa, unos 156 más por la participación en los dividendos por los beneficios en 2030 y 59 millones como devolución del precio de las acciones y 3 millones por los intereses.

El pasado 2018 Emmasa reclama al Ayuntamiento una subida de la tarifa del agua en Santa Cruz de Tenerife con la justificación de equilibrar las cuentas de la sociedad. Fue en ese momento cuando se descubrió que el acuerdo firmado no incluia ninguna cláusala referente a que se le devolvería a SacytSacyr recuperase el dinero invertido.