Log in

Los vecinos de Salud Alto-El Rocío, hartos de que las ratas campen a sus anchas

“El sentir de los habitantes de la zona es que el Ayuntamiento los trata como ciudadanos de segunda”

El candidato de Avante La Laguna, Santiago Pérez, quiere denunciar públicamente que los vecinos del barrio de Salud Alto-El Rocío vienen largo tiempo soportando la proliferación de ratas de enorme tamaño; roedores que salen de solares llenos de basura en los que viven, contenedores cercanos a los que acuden a alimentarse. Todo ello porque el Ayuntamiento ha sido incapaz de llevar a cabo una política eficaz de limpieza ni de responder de forma efectiva a las demandas vecinales, realizadas a título individual y a través de los colectivos del barrio.

La situación ha llegado a ser de tal magnitud que las ratas campan a sus anchas a pleno día y muchos vecinos han recurrido a avisarse los unos a los otros para no dejar las puertas de las entradas de sus casas ni de sus garajes abiertas. Lo mismo ocurre en algunos negocios de la zona en los que se tiene que estar vigilantes para evitar que las ratas se cuelen.

A la sensación de malestar e indignación por parte de los vecinos se une el hecho de que el Ayuntamiento de la Laguna haya sacado una campaña publicitaria respecto a la limpieza del municipio, con el lema “Dando brillo a tu barrio”, campaña con la que pretende engañar simplemente.

Resulta llamativo que mientras el Ayuntamiento se dedica a poner parches, a resolver con prisas algún asunto por el que cree que obtendrá un puñado de votos; no haga otra cosa que poner excusas o prometer que lo arreglará todo en el próximo mandato. Coalición Canaria (CC) lleva muchos años gobernando el municipio, aunque cambien algunas caras, y todo sigue igual en el barrio.

Ejemplo de lo anterior es que el barrio sigue sin tener un servicio de urgencias en el Centro de Salud, o que el polideportivo se va a intentar “parchear” en las próximas tres semanas por su deterioro inacabable...

Santiago Pérez recuerda que el alcalde se reunió el pasado mes de marzo con los colectivos ciudadanos de la zona para tomar nota, a estas alturas del mandato ya casi finalizado, de las necesidades del barrio.

Pero lo cierto es que el sentir de los vecinos y vecinas de la zona, un barrio de personas trabajadoras, implicadas en la demanda que lo que desean, es que en la prestación por parte de los servicios son tratados como “ciudadanos de segunda”.

Además, la inseguridad lejos de disminuir han aumentado. No sólo en El Rocío y Salud Alto, sino incluso en las poblaciones aledañas. Los episodios de asalto o agresividad a vecinos del barrio, provocando lesiones e incluso el internamiento en centros hospitalarios dada la gravedad de las lesiones que les han producido se repiten sin respetar si quiera a los mayores y a los más jóvenes.