Log in

Podemos cree que el caos en Urgencias es por décadas de malos planes de los gobiernos de CC

María del Río:”estos servicios son la punta del iceberg de cómo está la sanidad en general, son el síntoma de la enfermedad”.

El Grupo Parlamentario Podemos Canarias ha instado al consejero de Sanidad, José Manuel Baltar, a “fomentar menos las concertaciones y derivaciones a la sanidad privada y enfocarse en la contratación de más personal” para evitar los reiterados colapsos, que año tras año se dan en los servicios de Urgencias hospitalarias en las Islas.

“Llueve sobre mojado, año tras año no encontramos con las mismas noticias sobre los colapsos en Urgencias; la misma secuencia, que no expresa sino una reiterada y pésima planificación, a medio y largo plazo, de unos servicios que durante muchísimos años, han estado en manos de Coalición Canaria“, ha asegurado la presidenta del grupo parlamentario, María del Río.

Para Del Río, no es cuestión únicamente de aumentar la ratio solo en Urgencias, sino también todos los servicios que están vinculados a ella, “desde el personal de laboratorio pasando por el de radiología hasta el del servicio de lavandería, porque si no hay personal también en esos servicios difícilmente se podrá evitar el colapso”.

“El caos en los servicios de Urgencias es la punta del iceberg de cómo está la sanidad en general, es el síntoma de la enfermedad”, remachó.

Para la formación morada, “es básico actuar con celeridad y eficiencia, priorizando la atención de los casos más graves, de mayor riesgo, o que, por circunstancias concretas, necesitan una respuesta más ágil” y para ello es imprescindible tener profesionales suficientes, especializados y en formación permanente para la realización de un correcto triaje”.
 
“Necesitamos una mejor planificación y gestión, y sobre todo necesitamos recursos humanos”, ha insistido.

Para Del Río, el Plan de Urgencias Sanitarias de Canarias, no satisface ni a profesionales ni a las personas usuarias, lo cual demuestra que, de momento, no está siendo ni eficaz ni eficiente, no responde a las expectativas “hace falta una mayor planificación a medio y largo plazo”.

“Hablamos de la necesidad imperiosa de planificar, gestionar y priorizar de forma eficiente, mejorando la calidad sanitaria en Canarias, empezando por la atención primaria y reduciendo de una vez por todas las listas de espera, y, en consecuencia, la atención en los Servicios de Urgencias”, ha insistido.

Del Río también incidió en el hecho de que “hay problemas para suplir especialistas que están a punto de jubilarse”, lo que nuevamente demuestra “una falta de previsión, y mala gestión de los recursos sanitarios y sus inversiones” y “la tendencia a derivar pacientes a clínicas privadas a través de conciertos”.

“Hay cosas que no se explican y enfadan tanto a las personas usuarias como a los sindicatos, un ejemplo se da en el Hospital de Lanzarote, pues nadie entiende que tengamos gente en los pasillos por falta de camas y haya una planta cerrada con cuarenta camas”, afirma.

Dramáticas consecuencias

Con todo, Del Río quiso analizar no sólo las causas, sino también “las consecuencias” de una mala gestión, también desde la perspectiva de género, “porque también las negligencias, en según qué casos, nos afectan más a las mujeres”.

Y como ejemplo puso el dos chicas jóvenes de Lanzarote, la primera, con apenas 18 años, en la que un mal diagnóstico, y las largas listas de espera que le impiden hacer el seguimiento adecuado, hacen que un quiste mal tratado en julio acabe siendo una intervención quirúrgica de urgencia en diciembre, con la extirpación de un ovario y trompa.

“¿Saben lo que eso significa para una joven de 18 años?”, espetó a los miembros del Gobierno

El segundo caso ha sido el de Romina, una joven de 25 años víctima de violencia machista, que intentó ser atendida en Urgencias del Hospital Molina Orosa de Lanzarote de las heridas provocadas por su marido el 28 de diciembre.

“Una denuncia truncada, ante el largo tiempo de espera, ya que acabó marchándose porque tardaban en atenderla y tres días más tarde Romina fue asesinada presuntamente por su marido. ¿No creen que esto merece una reflexión seria sobre nuestros protocolos?”, concluyó.