Log in

Lidia Falcón: «Al feminismo le falta llegar al poder político para cambiar las cosas»

SB-Noticias.- La histórica feminista Lidia Falcón se muestra conmovida por los nuevos asesinatos machistas de este martes y afirma con rotundidad que o esta situación se toma en serio a nivel político, jurídico y social o la actual masacre que están cometiendo asesinos contra mujeres y niños se va a asemejar a la de México donde “no hay ley ni orden”.

Falcón es optimista porque el movimiento feminista está muy unido pero considera que le falta tener el poder político “tenemos que llegar a las instituciones, a los centros donde se decide y se legisla, pues de lo contrario poco vamos a avanzar”.

Para la Presidenta del Partido Feminista es imprescindible que el feminismo y las fuerzas progresistas gobiernen y para ello hace un llamamiento a los votantes, “hay que aprender a votar”, dice, porque es incomprensible que  tras los escándalos y la corrupción demostrada, haya un sector importante del pueblo que vuelva a votar a los mismos sinvergüenzas “votar a la derecha es respaldar las políticas de represión y de ataque a los derechos sociales y laborales”.

Destaca que el éxito de las movilizaciones feministas es el resultado de mucho trabajo, asambleas, diálogo y movilizaciones a lo largo de años pero es necesario que se mantenga en el tiempo firme.

Lamenta la histórica feminista que se diga que España es una democracia avanzada, mientras asistimos a una situación en lo laboral que no da ninguna garantía a los trabajadores, que permite que se pueda despedir a mujeres embarazadas, trabajadores enfermos o con contratos de dos o tres horas… “es demente que presuman de que el pasado año se firmaron más millones de contratos que nunca en España, cuando en realidad son contratos basura”.

Falcón hace un llamamiento a las organizaciones de izquierda y en ese sentido llama a “levantar una gran unidad popular para cambiar el rumbo de esta situación”. Especialmente se dirige a quienes están en puestos dirigentes “no sé si están trabajando en esta línea, porque la revolución no se puede hacer en horas de oficina”.