Log in

«La Constitución española lo único que garantiza es la continuidad del régimen anterior»

Entrevista a Ángeles Maestro en Radio San Borondón

SB-Noticias.- Para Ángeles "Nines" Maestro, una Democracia real debe garantizar que el pueblo pueda ejercer su soberanía para elegir a sus gobernantes, pero también para revocarlos si incumplen sus programas.

Recuerda que cuando se elaboró la Constitución española, decían que todos debíamos votarla porque suponía la garantía de los derechos de la ciudadanía, el derecho a la educación a la sanidad, a un trabajo digno… “lo que no nos dijeron, es que todos esos derechos sociales no son de obligado cumplimiento de los gobiernos, sino que son simples orientaciones” y añade que además, los sucesivos gobiernos han interpretado en la práctica estos derechos como estamos viendo, con desahucios, paro, recortes en educación y sanidad ...

Para la analista política y miembro de Red Roja, la Constitución lo que sí garantiza es la continuidad del régimen anterior, con la prevalencia de la monarquía y un ejército que, en lugar de defendernos, tiene como prioridad garantizar ante todo la unidad de la patria, obviando que desde hace siglos, el conflicto de las nacionalidades es un problema real que siguen sin resolver.

Destaca Maestro la “trampa” de una constitución, que de facto sirve para declarar como derechos fundamentales el derecho a la propiedad privada, en el marco del sostenimiento del sistema capitalista y la continuidad de las estructuras del régimen franquista.

“Y lo que ha pasado con Cataluña ha puesto de manifiesto a quien sirve la Constitución y quiénes la hicieron”

Un claro ejemplo de cómo se utiliza la Constitución, para Ángeles Maestro, ha sido la actuación del Estado en contra del pueblo catalán el 1 de octubre pasado, con la imposición del artículo 155, o el propio Rey que ha ejecutado el mismo papel que hubiera realizado su padre con Franco al lado.

“Hay que agradecer a los catalanes que considero que han contribuido a abrirnos los ajos a todos, de donde estamos y quienes nos gobiernan” y añade que desgraciadamente en España no ha ocurrido lo que en otros estados como el francés, el italiano o incluso el británico (que permitió el referendum de Escocia)  “aquí con la Constitución del 78 se lavó la cara de una dictadura para mantener íntegras sus estructuras de poder”.

La necesidad de la revocabilidad de los gobernantes

Para Maestro, en este país,  quienes están al frente de los diferentes gobiernos, no es por su capacidad técnica o de gestión, sino por su capacidad de defender los intereses de los suyos “esta es una de las tantas cosas de esta democracia de mentira” concluye.

Nines Maestro difiere de Julio Anguita y su popular reivindicación de “programa, programa, programa”…, pues entiende que ese no es el problema, sino si la soberanía la tiene el pueblo para elegir a los representantes, pero sobre todo, para revocarlos si traicionan  el mandato.

Un planteamiento que -recuerda- fue introducido por primera vez por la Comuna de París “que  todos los cargos fueran electos y revocables por la mayoría de los electores”.

Sostiene que en una democracia real, el pueblo tiene que seguir ejerciendo su soberanía una vez el cargo haya sido elegido, y si no cumple  sus promesas, vende a su pueblo y se deja corromper, el pueblo tiene que tener en su mano la capacidad de revocarlo.