Log in

Las mujeres que aparecen en RTVC son trabajadoras y deben ser tratadas en igualdad de condiciones

RTVC se columpió con el comunicado de las campanadas

Elena Luis (CC) debe analizar qué está fallando y qué mensaje se está enviando desde el Ente público a la sociedad canaria.  

La apertura del debate suscitado a raíz de la vestimenta de la presentadora Eloísa González, o más bien, a la apertura de su falda, en las campanadas de nochevieja debe servir para analizar el modelo de televisión pública que tenemos y el papel que desempeñan las profesionales en él.

Para el Partido Comunista de Canarias (PCC) el debate debe centrarse en si el Ente está siendo responsable en materia de igualdad de género y en si las trabajadoras lo hacen bajo las mismas condiciones que los trabajadores.

Para la Secretaría de Mujer del PCC resulta sumamente preocupante el comunicado emitido por RTVC en “defensa de la valía de las presentadoras” porque reproduce comportamientos neomachistas en los que se invierte los argumentos para acusar a quienes critican que la autonómica incumpla lo que por ley está obligada; fomentar la igualdad entre hombre y  mujer.

Entendemos que este comunicado emitido por RTVC evidencia su machismo paternalista y refuerza la idea de que la cadena necesita una revisión desde una perspectiva de género, porque, además, las presentadoras no representan, necesariamente, al conjunto de las mujeres canarias. Soltar proclamas es fácil pero la realidad de las canarias es bien distinta a la imagen que ofrecieron el pasado 31 de diciembre.

El Partido Comunista de Canarias afirma que los principios de equidad de género son vulnerados por el Ente público, ya que podemos ver a golpe de vista, que la mujer que aparece en su televisión responde al milímetro a los canónes de tallaje, belleza y edad exigidos por la industria de la moda y que, suponen reproducir un modelo que pone en riesgo la salud de mujeres jóvenes, niñas y adolescentes. Por tanto, la figura que se ensalza de la mujer no es aquella que destaca por sus méritos con independecia de su aspecto físico.

Por otra parte, el PCC cree necesario aclarar que el contenido del comunicado ofrece una lectura engañosa de los datos de la audiencia cuando dice que el 64´4% de la audiencia certifica la profesionalidad de las presentadoras. Este argumento nos parece un insulto a la inteligencia y una falta de respeto a las profesionales que dice defender, ya que ese porcentaje lo único que indica es que la RTVC era la cadena canaria en la que se transmitían las campanadas esa noche.
 
La petición de Elena Luis (CC) de distituir a la Consejera de RTVC, María Lorenzo, con la que no compartimos la forma en que expresó sus críticas aunque entendemos el sentido en el que se pronunció, pone de manifiesto una vez más que para CC cualquier apertura de diálogo o debate para mejorar lo público supone un fracaso anunciado.

En este sentido invitamos a Coalición Canaria a que cree una comisión de control en materia de Igualdad y que forme a los trabajadores y trabajadoras del Ente sobre cuestiones básicas de feminismo y nos evite el bochorno de leer un comunicado redactado por profesionales de la casa, al tiempo que le recordamos que promover la igualdad no es programar un especial sobre su compañera de partido, Ana Oramas, el 8 de marzo.

Negar la realidad no ayuda a superar las barreras que frenan el avance de las mujeres. En esta ocasión ha sido el caso de las campanadas lo que ha levantado las críticas pero en la actualidad se pueden encontrar otras imágenes que sí que ponen en evidencia el leve trabajo en cuestión de género que realiza la RTVC.