Log in

Las promesas del alcalde de La Laguna sobre la antena en El Coromoto no convencen a los vecinos

Audio de la Asamblea celebrada en El Coromoto el lunes 5 de febrero

SB-Noticias.- Los vecinos continuarán realizando acciones para impedir que se instale la antena.

Este lunes se celebró en el Centro Cuidadano Airám del barrio lagunero de El Coromoto, una tensa y multitudinaria asamblea vecinal, con la presencia del alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, en relación con la antena de telefonía móvil que se está instalando en un céntrico edificio del barrio en la calle Francisco de Miranda n.º 28.



Los vecinos habían reclamado la presencia del primer edil, para que explicara qué papel ha jugado el ayuntamiento ante esta instalación, sin previo conocimiento de los inquilinos y propietarios ni de la propia Asociación de Vecinos y sobre todo que soluciones plantea.

El alcalde intervino para ponerse al frente de la reivindicación vecinal, que afirma compartir, e hizo una relación de tareas realizadas por él mismo en la mañana del lunes, de cara a  comprobar las posibilidades de paralizar esta obra.


José Alberto Díaz se había comprometido previamente con los vecinos en entregarles un Informe técnico de todas las  acciones que el ayuntamiento puede hacer para apoyarlos en su intento de impedir la instalación. Sin embargo – según explicó- no fue posible llevarlo a esta reunión aunque si se comprometió en hacerlo a la mayor brevedad.

Aprovechó asimismo para recordar que el Ayuntamiento, tras la última Ley de Telecomunicaciones aprobada en 2014, no tiene potestad para autorizar o impedir este tipo de instalaciones, que corresponden al  Ministerio de Fomento.

Se trata de la  ley de Telecomunicaciones del PP,  que permite a las compañías telefónicas instalar antenas de telefonía móvil en cualquier azotea que crean necesario sin que ni la comunidad de vecinos o los ayuntamientos puedan hacer mucho para impedirlo.

Tras insistentes preguntas de los portavoces vecinales a los representantes políticos y téncico presentes en la Asamblea, se comprobó que el área de Urbanismo sí tenía conocimiento previo de que esta instalación se iba a realizar.

A pesar de las buenas intenciones del alcalde, los ánimos de los vecinos no se vieron aplacados, puesto que para muchos es incomprensible que el ayuntamiento haya dado el vistobueno a una instalación que consideran, incumple muchos aspectos como las dimensiones y el peso de la construcción para alojar la antena, la cercanía a viviendas habitadas o a colegios etc.

Muchos vecinos afearon al alcalde que se les niegue la licencia para una mínima obra en sus azoteas, muchas veces imprescindible y en este caso se haya dado vía libre.
Asimismo,  se recordó que en el barrio ya existen antenas de este tipo, camufladas y en concreto el mismo administrador del edificio que ha promovido esta antena, al parecer, tiene otra en el barrio, pero en ese caso camuflada por una supuesta “chimenea”… Algunas personas también recriminaron que el administrador del edificio haya sido quien ha solicitado instalar esta antena, para presumiblemente obtener importantes beneficios económicos, sin tener en cuenta el perjuicio para la salud y la calidad de vida de las personas que viven en el edificio y en las zonas aledañas.

Desde la oposición política, Teresa Berástegui (Portavoz de Ciudadanos en el ayuntamiento) quien también asistió al acto, planteó que la concejala de Urbanismo, Candelaria Díaz, también presente aunque prácticamente no habló, autorizara a los técnicos municipales a realizar una inspección urgente a la obra, de cara a comprobar el posible incumplimiento de algunos aspectos que permita parar o impedir la obra. Sin embargo esta cuestión quedó sobre la mesa, al no ser respondida por la responsable del área.

Frente a los insistentes reproches al gobierno municipal por no impedir con anterioridad esta instalación, el alcalde trató de defenderse arguyendo -sin mucho éxito- que acudió el domingo a la llamada de los vecinos y el lunes canceló otro compromiso para intervenir en esta Asamblea “¡Yo he venido a dar la cara ante ustedes!" Y añadió que “parece que yo fuera el empresario o el dueño del edificio, cuando lo que he tratado en todo momento es de estar con ustedes en su lucha, donde seguiré y seré el primero en la manifestación que convoquen”...

Finalmente, los portavoces vecinales informaron que seguirán organizándose para imposibilitar que terminen de instalar la antena, para lo que continuarán vigilando noche y día la entrada al edificio para impedir que accedan los operarios y la maquinaria necesaria. También continuarán con la campaña de divulgación y sensibilización, a través de pancartas y banderas en todo el barrio y por supuesto las acciones legales incluso judiciales que sean viables.