Log in

Manifestación contra la playa de La Tejita

Unas 800 personas han secundado la convocatoria de la plataforma 'Salvar La Tejita' y en el día de ayer se manifestaron en contra de la polémica construcción de un hotel en esta zona del municipio de Granadilla de Abona y para pedir al Gobierno del Estado que se aplique la ley y se suspenda la licencia de obra hasta que concluya la revisión del deslinde marítimo-terrestre.

La jornada de protesta comenzó a las diez de la mañana frente al Ayuntamiento de Granadilla de Abona, donde miembros de la asociación y simpatizantes llevaron a cabo una cacerolada contra la construcción del hotel y la corrupción en el municipio.

Seguidamente, los manifestantes se congregaron en La Tejita para expresar su rechazo a la construcción de un hotel de cinco estrellas. Durante el transcurso de la misma se rodeó la parcela hotelera y se cantaron consignas como 'La Tejita no se toca', 'Gobierne quien gobierne La Tejita se defiende' o 'La playa es nuestra'.

Desde el pasado mes de noviembre de 2018 la Dirección General de la Costa y el Mar ordenó iniciar un proceso de revisión de deslinde en el tramo de costa afectado por el hotel. Los ecologistas recuerdan que, tal y como se recoge en la Ley de Costas, cuando se inicia una revisión de deslinde en los terrenos afectados se deben suspender el otorgamiento de concesiones y autorizaciones en el dominio público marítimo-terrestre y en su zona de servidumbre de protección.

La Asociación Ecologista Salvar La Tejita exigió, en palabras de uno de sus portavoces, "que se aplique la ley y se suspenda la licencia de obra" hasta que se concluya el proceso de revisión. Del mismo modo, ecologistas de esta asociación piden que se apruebe definitivamente la propuesta de deslinde publicada por la Dirección General de la Costa y el Mar, en la que la edificabilidad del futurible hotel se vería reducida en un 85%.

Los ecologistas esperan una respuesta del Ministerio de Transición Ecológica ante su denuncia por el comienzo de obras en estos terrenos en fase de revisión, y por tanto susceptibles de ser declarados de dominio público en un futuro próximo. Mientras tanto, prometen seguir organizándose y utilizar todas las vías legales hasta conseguir devolver estos terrenos al uso y disfrute público.