Log in

Ajabo celebra que el gobierno declare contaminado el campo de tiro de Adeje y rechaza que la Fiscalía no vea delito medioambiental

Entrevista a Fred Akerman en Radio San Borondón

Recientemente se conocía que la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias ha abierto al Ayuntamiento de Adeje un expediente de declaración de suelos contaminados de las parcelas afectadas por la actividad del Campo de Tiro de Taucho, en el Barranco de Ajabo, en Adeje.

Fred Ackerman, miembro de la plataforma Amigos en Defensa del Barranco de Ajabo que han venido denunciando que la contaminante actividad del campo de tiro municipal de Taucho (en Adeje) representa un grave riesgo para la salud y para el medio ambiente, se felicitan por ello, pero al tiempo rechazan que la Fiscalía haya decretado que "verter 25 toneladas de plomo a un barranco no constituye delito". Por ello el colectivo ha anunciado que presentará queja ante la Fiscalía General del Estado.

Recuerda que la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha emitido decreto de archivo de las diligencias penales que se llevan a cabo por la denuncia interpuesta por la asociación amigos de Ajabo sobre vertido incontrolado de plomo en el barranco de Ajabo por la actividad del campo de tiro alegando que: “(..) tales residuos constituyen un vertido incontrolado, sin que se haya producido un daño grave a los recursos naturales ni sean susceptibles de producir daños graves a la salud humana. A su vez el daño al medio ambiente es reversible, de ahí que los organismos públicos hayan adoptado las medidas pertinentes tendentes a la protección del mismo.”

Ackerman expone que la afirmación de que el daño medioambiental es reversible lo toman del expediente sancionador de la Agencia de Protección del Medio Natural de agosto de 2016, pero ha obviado que desde esa fecha se continuó con la actividad del campo de tiro y el informe del CIATF de enero de 2019 afirma que el suelo afectado por la práctica del campo de tiro está contaminado, por lo que el daño medioambiental tiene carácter de grave. En el mismo informe se determina que del resultado de las analíticas efectuadas se confirma que el plomo existente en el muro de retención de la balsa de Ajabo superan los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud, por lo que es entendible que si hay una afección a la salud humana. Con respecto a las medidas pertinentes a la protección del medio, la Asociación Amigos en defensa de Ajabo, recuerda que ya en 2017 se ordenó por parte del APMUN la limpieza de la zona, que el CIATF en junio de 2018, dio un plazo de dos meses para limpiar de plomo la zona afectada por el campo de tiro, y que en enero del presente año han reiterado esa exigencia, esta vez con un plazo de 15 días, sin que hasta la fecha se haya llevado a cabo dicha limpieza, tal y como consta en los informes oficiales, por lo que la interpretación de la fiscalía de adopción de medidas no es cierta, sino que solamente se han propuesto, sin que el Ayuntamiento de Adeje, ni ninguna otra administración las hayan ejecutado.

Amigos de Ajabo aclara que debido a la orografía de la zona, y atendiendo a los distintos informes técnicos, la limpieza y ahora la descontaminación es muy difícil, lo que conllevará la contratación de personal especializado en número suficiente y largo tiempo para ello con un altísimo coste económico que tendrá que soportar la ciudadanía por lo que no entiende que la fiscalía no vea delito y exija responsabilidades a los responsables públicos y, que sea el pueblo el que tenga que pagar las tropelía y desmanes de ciertos cargos públicos.

La denuncia interpuesta por el colectivo opositor al campo de tiro municipal de Adeje, no sólo exponía el daño ambiental, que ya es grave, sino que se detallaba la presunta prevaricación continuada del CIATF, la dejación de funciones y el rato de favor al Ayuntamiento de Adeje, sin que en el decreto de archivo se haya mención alguna a estos puntos, por lo que la Asociación Amigos en Defensa de Ajabo, interpondrá la correspondiente queja ante la inspección de la Fiscalía General del Estado, por entender que las actuación de la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha sido inadecuada, errónea e incompleta.