Log in

15,7 millones de guiris

  • Published in Política

EL BAR DE PEPE

Quien nos lo iba a decir, la friolera de quince millones de turistas nos visitó en el año 2017.

Muchísimos turistas, demasiados para la capacidad de nuestras islas, para nuestro eco sistema, demasiados para todos menos para los de siempre.

Los ingresos provocados por el turismo se cifran para el 2017 en uno 14.000 millones de euros, frente a los 12.800 millones del año 2016.

Con estos datos, todos pensaremos que, para una población de 2.2 millones de habitantes tendríamos suficiente para vivir de maravilla, erradicando el paro obrero, la pobreza, con una sanidad pública inmejorable, la educación de nuestra juventud de las mejores del estado, o sea que la economía del funambulismo (de la cuerda floja) funcionaba perfecta y equitativamente.
El problema es que todo sigue igual, el paro y la miseria etc.

El demoledor informe  del “Tourist Institute”, nos tiene que llevar a reflexionar sobre la esclavitud que a consecuencia de la “crisis económica”, crisis que nunca ocurrió en el sector turístico,  y si tenemos en cuenta los datos que nos ofrece el citado informe “el ratio de personal en los hoteles de 5 estrellas ‘normales’ antes de la crisis, oscilaba entre 0,9 y 1,1 empleados por habitación”. Además “el personal se caracterizaba por un alto grado en formación profesional y en disposición al servicio u hospitalidad”.

En Canarias, la ratio personal, según el sindicado UGT, en hoteles de 5*, oscila entre 1 a 1,5 cada 8 habitaciones, esto en el mejor de los casos. Algo tendremos que cambiar y supongo que ese cambio debe empezar por los empresarios hoteleros que, en un sector donde no llegó nunca la crisis la utilizan a su conveniencia y en detrimento de los trabajadores.

Nadie acierta a comprender como es posible que, aumentando el número de turistas hasta batir récord histórico, no sólo no se contrata más personal, todo lo contrario, se elimina. No es raro encontrarse con empleados que trabajan una media de 10/12 horas diarias cobrando el sueldo interprofesional mínimo.

Un restaurador del sur de la isla de Tenerife, me comentaba: “estamos viviendo la mejor época del turismo en las islas Canarias, ninguno nos podemos quejar, estamos triplicando los beneficios con respecto al año 2007”, le pregunté si había tenido que ampliar la plantilla ante tanta demanda, su respuesta fue tajante: “Para nada, aquí trabajamos los mismos, y el que no quiera trabajar al ritmo que tenemos, mejor que busque otro curro, si se tiene que trabajar 14 horas, se trabajan y punto, nunca pago horas extras”
Las previsiones para el año 2018 son aún más halagüeñas, se prevé que el gasto medio del turismo aumente un 15%.

Siendo esto así, ¿en quién repercute la riqueza que origina el turismo en Canarias? Sin dudarlo, en las grandes cadenas hoteleras, la hostelería y el comercio de las zonas turísticas los tours operadores y tiburones del sector.

La “crisis” y las reformas laborales “a la carta” propiciadas por el gobierno de Mariano Rajoy, deja, curiosamente, un nuevo núcleo social; los nuevos trabajadores pobres, una nueva raza de proletarios esclavizados y empobrecidos por salarios vergonzosos que apenas les llega para pagar los gastos mínimos de alquiler, suministro de agua, gas y electricidad, para comer tienen que acudir a la ayuda de bancos de alimentos, comedores sociales, y familiares.

Canarias sigue estando en la cola del desempleo, de la sanidad, de la educación, de la vivienda pública, de la pobreza y miseria endémica. Nuestros políticos, con cara de tahúr de póker, parecen mirar a su sucios y pelosos ombligos, a sus cuentas corrientes, de hecho, más de uno niega que en Canarias se pasa hambre y miseria.

El 50% de los niños canarios pasan desnutrición y otro 50% de los jóvenes canarios están en el paro, sin más solución que la de emigrar fuera de su tierra para poder sobrevivir.

Sindicatos y trabajadores, parados y pensionistas, niños, jóvenes y menos jóvenes, todos tendremos que movilizarnos cuanto antes, salir con todas nuestras fuerzas, con lo que haga falta, para acabar con tanto ladrón de cuello y guante blanco, con tanto político enmerdado y vendido a la mafia isleña. El día aquel que se movilicen los 300 mil canarios sin empleo, el día que salgan a la calle los 500 mil canarios bajo el umbral de la pobreza, el día que salgan a la calle los 400 canarios en pobreza severa,  ese día se habrán acabado con la borrasca “invisible” que tapa las miserias en las Islas Canarias.