Log in

Un monstruo viene a verme

  • Published in Política

Hace ya cinco años de aquella fatídica fecha en la que fuimos testigos del nacimiento de un monstruo. En agosto de 2011 vio la luz algo que llevaba ya décadas gestándose. Un monstruo que si bien sabe asustar, su principal virtud es robar. Robarlo todo. Desde la dignidad, hasta el futuro. La reforma del artículo 135 de la CE ese verano concibió a nuestro monstruo: el PPSOE.

Con una gran coalición entre supuestos antagonistas, aquel día los españoles descubrieron que satisfacer los intereses de la deuda era prioritario frente a los servicios públicos, la sanidad, la educación. Y, por consiguiente, sería necesario dar mayor atención a los bancos extranjeros que a los desempleados, a los enfermos o a la infancia.

Pero la nueva política entró en escena para dar voz a quienes habían ocupado las plazas y detenido desahucios, abriendo la puerta al cambio. Y los gritos indignados fueron capaces de asustar al propio monstruo, que no tuvo más remedio que refugiarse en la oscuridad. El PPSOE se escondía dada la necesidad de enfrentar un nuevo escenario, donde ya no había
turnos ni bipartidismo. El 15M le había plantado jaque al sistema. Y en pocas jugadas, la partida debía decantarse. El régimen del 78 aprieta las tuercas y pone en marcha su lampedusiana operación: cambiarlo todo, para que nada cambie. Y mientras las fuerzas sociales progresistas van abriéndose paso y acercándose al Parlamento, los nervios de los poderosos van en aumento.

Las élites oligárquicas que mueven los hilos tratan de frenar los impulsos liberadores que precisan las clases populares.
Tras las elecciones generales del 20 de diciembre, llega una verdadera posibilidad de cambio. Pero el desacierto de algunos y la falta de valentía de otros nos llevaron a nuevos comicios que tampoco fueron pudieron decantar la balanza. España entraba en el bloqueo. La prensa (tanto cavernaria como internacional) habló de la incapacidad manifiesta para poner en marcha un
gobierno al tiempo que advertía qué tipo de alianza no debía producirse bajo ningún concepto: un gobierno con Unidos Podemos. Por tanto, una vez fracasadas las investiduras de Sánchez y Rajoy en compañía de la muleta del régimen (C’s) solo quedaba una opción para la España de charanga y pandereta: un monstruo vuelve a verme.

Como un fantasma que siempre estuvo rondándonos, el PPSOE ha decidido volver. Esta vez a la tercera, hemos sido vencidos. Este sábado un gran pacto de élites ha hecho Presidente a Mariano Rajoy, a pesar de trece millones de españoles que votaron contra él y otros tantos que aunque no votaron sufren las consecuencias de sus políticas. Este sábado las autoproclamadas fuerzas “constitucionalistas” han cerrado filas para darle al primer partido imputado de la democracia cuatro años más de gobierno. Y es que tal como se propusieron: todo ha cambiado y no ha cambiado nada. El PPSOE sigue gobernando, los desahucios no dejan de producirse y la precariedad es más que nunca la esencia de nuestro modelo laboral.
Intentarán continuar con su juego de trileros. Intentarán seguir haciendo política a espaldas de la gente. Intentarán amordazarnos, humillarnos, doblegarnos.

Pero lo único que conseguirán es poner puertas al mar. Y el mar siempre recupera lo que es suyo.