Log in

Participación, por salud democrática

  • Published in Política

En estos últimos tres años de militancia y entrega a Podemos, familiares y amigos siempre me han preguntado si de verdad tanto sacrificio y esfuerzo a cambio de ataques, insultos y faltas a mi honor y al de mis compañeras y compañeras vale la pena.

Mi respuesta, siempre, es la misma: odio la política porque es un mundo rastrero que no permite que la gente hornada y humilde se acerque a ella. Esto puede ser contradictorio, decir que odio la política y al mismo tiempo estar metido de lleno en ella, pero no lo es porque estoy para cambiarla, porque estoy convencido de que es la hora de luchar contra aquello que odiamos.

El cambio real que planteamos es que lo que es del pueblo, lo gestione el pueblo. Queremos que la gente hornada dé el paso, que haga política, que recuperemos las instituciones, que reivindiquemos y luchemos por nuestros derechos, sin ningún tipo de miedo, rencor ni odio. Queremos luchar todas juntas para que lograr derrotar a esas élites que se empezaron a preocupar cuando estalló el 15M,  les generó tanto pánico porque la gente normal y corriente hablaba de política en la calle,

Por ello, tenemos la obligación de hacer políticas en beneficio de la gente, de los sectores más desfavorecidos, de las niñas y niños que no tienen para comer, de las familias en riesgo de extrema pobreza, de todas las currantes que son explotadas social y laboralmente, día sí y día también, de las mujeres que sufren la sociedad machista en la que vivimos, etc. Por todo esto, y por otras muchas cosas más, son por las que hace tiempo hemos decidido luchar con ilusión, junto a todas las compañeras y compañeros que conforman Podemos, para que se produzca un cambio real y que en 2019 Canarias sea recuperada para sus gentes.

Ahora nos encontramos en un momento de construcción, en uno en el que estamos obligados a edificar una organización fuerte y cohesionada, que sea capaz de recuperar los 88 ayuntamientos, los 7 cabildos y el Parlamento de Canarias. Éstos deben ser nuestros objetivos. Tenemos gente muy valiosa para ello, pero necesitamos más, necesitamos muchísimas más porque el enemigo es muy poderoso. Por eso, aquí no sobra nadie.

Es la hora de que el mandato de unidad y humildad sea una realidad, pero no para beneficiar solo a unos cuantos ombligos. Unidad y humildad en beneficio de todas porque no queremos que este mandato esté vacío de contenido, que se cacaree sino se cree en él. La unidad y la humildad no se puede impostar porque son valores que se inculcan a las personas desde que se nace, y los que por desgracia, no todas practican por su egoísmo y odio.

Por eso creo que es el momento de superar estas prácticas que nos debilitan, y que empecemos a coger las riendas de nuestra organización. Tenemos que fomentar la participación y la colaboración. Sólo así seremos un proyecto de todos y todas. Tenemos que sentarnos a escucharnos más porque así como podremos cambiar las cosas, porque así nos ayudaremos mucho más. Quien no escucha, quien no asume las críticas constructivas, quien no olvida su ambición personal y su lucha por el poder tiene un concepto equivocado de hacia donde debe remar Podemos Canarias.

Nuestros enemigos en realidad no nos odian. Se desprecian a sí mismos porque nosotras somos el reflejo de todo lo que ellos quisieran ser pero no pueden por su ignorancia, envidia y soberbia. Y en vez de superarse y de crecer, pierden su tiempo haciendo trampas, clavando puñales a nuestras espaldas, robando nuestro trabajo y mintiendo sin cesar para ocultar sus propias incapacidades. Sin embargo, nosotros no seamos enemigos de nadie porque creemos que es el momento de bajar las armas y de luchar fraternalmente para construir una sociedad más justa.

El Podemos Canarias por el que luchamos siempre reconocerá todo lo que se ha hecho bien durante estos tres años de andadura. Unos logros que ni los más visionarios vaticinaban. Pero han sido logros colectivos, gracias a todos y todas. Ahora es el momento de que sigamos construyendo. Es ahora cuando otras personas tomen el testigo, que perfiles que siempre han estado luchando den el paso hacia delante. Es nuestra obligación porque para seguir haciendo grande este proyecto, hay que afrontar el segundo capítulo del cambio, y para ello necesitamos personas valientes que asuman el reto. No debemos olvidar nunca que estamos aquí no para ver si se puede, sino que estamos porque Podemos, y porque estamos convencidos de que Lo mejor está por venir.

Rodrígo Laiz,
secretario de Transparencia y Finanzas de Podemos Canarias