Log in

Una de estiba para la Mesa 4

  • Published in Economía

Hay cosas que no entiendo, lo digo por ver si hay alguien puede aclararme el asunto.

El caso es que yo me pregunto: ¿Si los puertos españoles, estadísticamente, son los mejores de Europa, los más eficientes controlando el tráfico marítimo, por qué tenemos que cambiar el sistema?

¿Si los estibadores españoles están bien o súper bien pagados con salarios anuales que oscilan entre los 70 mil a los 100 mil euros y las empresas que se dedican a la estiba y desestiba ganan importantes beneficios, a que viene tanto revuelo?.

El 27% del PIB español supone el volumen total de tráfico de mercancías por nuestros puertos. Barcelona, Valencia, Bilbao, Palma, Las Palmas de G. Canaria, Tenerife, etc. son los de mayor tráfico de pasajeros y contenedores. Está claro que el curro ya no es lo que era, un estibador a los 50 años ya estaba con la espalda rota y sin lumbares, con una docena de hernias. Desde la mitad del siglo XX la realización de esta actividad se ha venido haciendo cada vez más compleja y probablemente son las operaciones que entrañan un mayor riesgo en el proceso de transporte15. Esta complejidad se debe tanto incremento del tonelaje de los buques, y de las mercancías como la consideración del factor tiempo, esencial para ajustar rendimientos económicos mediante economías de escala. El tiempo perdido en "la plancha" genera un coste de oportunidad. De aquí que los procesos de carga y descarga y manipulación portuaria en la actualidad, sean una actividad que exija un alto grado de especialización a los empresarios y trabajadores.

Porque una cosa es la Unión Europea y los oscuros intereses que mueven los hilos de sus "autoridades” y otra es; ¿hasta qué punto se pueden acatar leyes que van en contra del interés general? La sentencia del 11 de Setiembre de 2014 del Tribunal Europeo se basa en el art. 49 que dice “En el marco de las disposiciones siguientes, quedarán prohibidas las restricciones a la libertad de establecimiento de los nacionales de un Estado miembro en el territorio de otro Estado miembro”. De manera que el sistema de los puertos españoles “vulnera” el Tratado de Funcionalidad de la Unión Europea. Pero es sorprendente que se aplique esa normativa a un colectivo que funciona y muy bien.

 Algunos de ustedes dirán que “cuando nos interesa, como  la sentencia de la cláusula suelo en las hipotecas, todos estamos muy contentos”, pues de eso se trata, precisamente de eso, de estar contento el pueblo con las leyes que se dictan en contra de cabronadas mafiosas. El dictamen de la UE respecto a los puertos españoles se nos antoja arbitrario y más cuando se trata de empresas privadas que en todo caso son estas empresas y sus trabajadores con los sindicatos los que tienen que solventar cualquier litigio al respecto.

¿Que ellos, los estibadores, son los que “administran su tiempo y su trabajo”? y que más me da si lo que yo quiero y necesito lo encuentro en los lineales de los supermercados y estoy completamente abastecido. Porque aquí parece que los substancial, lo verdaderamente problemático no es la sanción de la Comisión de la Unión Europea a España por no cumplir sus órdenes, lo verdaderamente importante, yo diría vital es evitar una huelga del sector.

Una huelga de estibadores tendría una repercusión terrible en la economía española. Concretamente en las islas el tema, de alargarse en el tiempo, nos llevaría a un desabastecimiento total y un desastre, no solo para los nativos, además para los 25 millones de turistas que visitan Baleares y Canarias.

En las dos primeras semanas de huelga los tours operadores anunciarían el cambio de paquetes turísticos hacia otros destinos, las cancelaciones de reservas hoteleras y extra hoteleras supondrían millones de euros de pérdidas y la baja de contratos laborales volvería a colocarnos a niveles de para obrero aún más alarmantes de los ya tenemos.

Cafeterías, restaurantes, alimentación y bebidas serían los primeros en sufrir los efectos devastadores de una huelga de estibadores, luego y por efecto dominó irán cayendo todos los demás. El único sector, que se supone saldría del bache con menos perdidas sería el farmacéutico, pero el coste de los envíos de medicamentos por vía aérea aumentaría de tal forma los costes que repercutiría en el producto entre un 25 y un 30% de aumento.

El parlamento español ha dicho NO a la reforma de los Puertos españoles. La UE está cada vez menos valorada por la gente, y ya, sin disimulos, ha dicho de la Europa de “dos velocidades”. Apliquemos los españoles la “velocidad” que más nos interese.

Una pena que quieran equiparar, reformar lo que funciona a la perfección y no nos equiparen en el salario mínimo con los alemanes, franceses, holandeses o suecos,