Log in

Galería de Esperpentos: Correos y telégrafos en Santa Cruz de Tenerife

  • Published in Economía

EL BAR DE PEPE

Joaquín Hernández

{mosimage}En este puto país en lo  que todo lo que se privatiza  cada vez vamos peor, o sea como dice mi amigo Juanito, que de putadas sabe un montón, vamos de culo, cuesta abajo y sin frenos.

La cuestión en esto de las privatizaciones es saber negociar. Claro que hay que aprovechar la lentitud de la Administración Central, lo más importante es iniciar las conversaciones con parsimonia, tranquilamente y estudiando las debilidades del rival (en este caso el Estado) para que antes de soltar la “presa” acometa las obras de infraestructura necesarias al objeto de ahorrar costes de explotación por adquisición de nuevas tecnologías. Por ejemplo; en Santa Cruz de Tenerife hace unos años se inauguraron las instalaciones de Correos y Telégrafos en la zona La Cuesta Taco. La modernidad en el sistema de clasificación de envíos totalmente robotizados, convertía la sede de distribución de Correos y Telégrafos de la isla de Tenerife como modélicas en todo el resto del Estado Español.

Por aquellos tiempos un envío por el sistema de publicorreo tardaba en llegar a destino un promedio no superior a los 15 días. El correo ordinario, o sea una simple carta el tiempo de entrega se acortaba considerablemente y nunca era superior a 4 ó 5 días, los urgentes y certificados no pasaban de las 48 horas. El cartero del barrio conocía tan bien la parroquia que raramente tenía un error en el reparto y era por todos conocida la eficacia del Correo español.

Ya sabemos que los tiempos cambian y que el cambio no siempre significan mejoras, tomemos un ejemplo de la actualidad de la empresa Correos y Telégrafos marca España: Un envío ordinario Tenerife – Palma de Mallorca 25 días en llegar a su destino, un envío Tenerife – Alicante depositado el día 5 de diciembre en las oficinas de Correos, Pl. 25 de Julio, en Santa Cruz de Tenerife a día 12 de enero no había llegado a su destinatario, otro envío Barcelona – Tenerife el 27 de diciembre, a día 12 de enero no ha llegado. O sea que en el mejor de los casos una carta normalita tarda no menos de 25 días Canarias – Península o viceversa.

Lo curioso del asunto es que una carta Madrid – Tokio tarda no más de 10/12 días en llegar,  y otra ídem desde Granada a Mauritania 8/10 días máximos. Si tenemos en cuenta la modernidad de las instalaciones más el aumento considerable en las tarifas postales ¿a qué se debe la demora en la entrega del correo en España?

Por otro lado las conexiones aéreas permiten una mejor operatividad del sistema, eso unido a importantes cambios en el diseño y logística de las centrales de correos debería rebajar costes y aun mejorar el servicio anterior. La respuesta a tamaña mediocridad e irresponsabilidad la tenemos en el despido masivo de trabajadores, las jubilaciones anticipadas, el ahorro en personal y el aumento constantes de tarifa que forman un paquete idóneo para los inversores carroñeros que sólo buscan su lucro sin importarles una mierda el servicio público. Los nuevos contratos estercoleros, con sueldos de miseria y personal sin formación específica y en constante cambio hacen que se pierdan millones de envíos que al final acaban en la basura de reciclaje. Correos y Telégrafos España forma parte de pleno derecho de la Galería de Esperpentos de éste país que pide a gritos un cambio radical en esta política económica de lo absurdo.