Log in

El Corte Inglés ¿contra Canarias?

  • Published in Economía

{mosimage}El Corte Inglés está instalado en Mesa y López, en Siete Palmas (Gran Canaria) y en Santa Cruz de Tenerife. No es descabellado pensar que para instalarse en las islas, habrá contado con todo tipo de beneplácitos de las correspondientes administraciones públicas canarias ¿Qué porcentaje del volumen de ventas de El Corte Inglés corresponde a la venta de productos de esta tierra: alimentos, artesanía, libros, cds...?

Fijemos la atención en una parcela nada despreciable de la economía canaria: nuestra cultura ¿Qué impulsa  a El Corte Inglés a actuar, como viene haciendo en los últimos años, contra la cultura canaria?

¿Cómo debe interpretarse el hecho de que El Corte Inglés reduzca drásticamente en sus librerías el espacio para los libros canarios? ¿que solo le interesa de la población de este Archipiélago su condición de consumidores, pero no de productores –en el caso que nos trae– de libros y música hecha en estas islas por escritores, editores, impresores, por compositores, músicos, productores musicales, diseñadores, técnicos... de aquí? ¿será acaso que las productoras isleñas le ponen unas condiciones inaceptables?

Veamos el caso del Centro de la Cultura Popular Canaria. En torno a un millar de libros en su catálogo. Medio millar en circulación; un centenar de “fácil venta” por su temática, formato y PVP. Mientras el común de las librerías perciben un 30% del PVP del libro, El Corte Inglés impone un 40%  ¿porque comercializa una cantidad notablemente mayor de lo habitual?

Juzguen ustedes: los pedidos de El Corte Inglés para sus 3 grandes centros en las islas no superan la media docena de ejemplares a la semana. Es más, imponen un plazo de entrega, tras el cual lo rechazan. Con sospechosa frecuencia piden libros descatalogados. Para entregar un pedido a El Corte Inglés de Mesa y López hemos de llevarlo a sus naves en el Polígono El Goro ¡en Telde!, aunque sea un solo ejemplar …

En sucesivas conversaciones con los-as responsables de departamento de cada establecimiento, la constante ha sido una escenificada disposición a retomar el curso normal de la relación comercial con el CCPC, porque reconocen que los libros del CCPC se venden bien, pero a la hora de activar los pedidos, nada se mueve.

¿Es todo esto una estrategia de empresa? ¿”intuyen” los dueños de El Corte Inglés que aquí sale gratis burlarse de Canarias? ¿o por contra obedece ello a la crisis y –pobre empresa– quiere quitarse “lastre” para reducir pérdidas? ¿es porque no gana con los libros y los cds canarios? ¿o es porque es más rentable centrarse en exclusiva en la cadena de producción de las grandes multinacionales de la industria del libro, que trabajan a granel y generan sustanciosos márgenes, requieren poca mano de obra para su gestión y en esa lógica las pequeñas productoras del lugar no tienen cabida? ¿Actúan también con esa eficaz política de empresa en el País Vasco, Cataluña, pasando por encima de su cultura...?

En todo este modus operandi, como en los casinos... Gana la casa, cuyos dueños, los de El Corte Inglés, no hay constancia de que reviertan sus beneficios en el desarrollo de la economía canaria. Para pensárselo dos veces...