Log in

Cultura

Cultura

De masones, dioses, ateos y agnósticos

Vivimos en el barrio erróneamente denominado El Zardo, le sobra la zeta pues Sardo con ese era el apellido de un eclesiástico originario de Cerdeña, Italia, que poseyó estos terrenos de medianías por encima de Almatriche, antiguo municipio de San Lorenzo. Y tanto en Gran Canaria como en el piso de La Palma solemos hacer cenas para tertuliar con ocho o diez comensales. Tertulias que incluyen lecturas de relatos y poemas de los presentes. En la última, con estufa, chimenea, buen Rioja e incluso aguardiente de Las Manchas, pasamos un buen rato. La cosa empezó antes de las nueve y acabó a las cinco en punto de la madrugada y a ella asistieron dos masones de distintas logias, un par de empresarias, una trabajadora social, profesoras de primaria y de enseñanza media en activo y jubiladas, y un fotógrafo argentino que ha venido huyendo del clima y la contaminación de Torrejón de Ardoz. Además estaba el escribidor que suscribe, todos en la franja de edad entre los 50 y los 70. Jóvenes viejos o viejos que, con esto del alargamiento de la esperanza de vida, se niegan a dejar de ser jóvenes, abominan del alzheimer. Entre otros temas hablamos de la radicalización de Podemos, de los conflictos del momento, de los ritos de las distintas religiones, de la mala fama de la masonería quizá porque al general Franco le negaron su ingreso y de las actitudes y/o expectativas ante eso que llamamos el más allá.

Cuando murió aquel buen alcalde que fue Juan Rodríguez Doreste, con la catedral repleta, el entonces obispo Ramón Echarren, a quien teníamos por hombre progresista, ni corto ni perezoso anunció que, puesto que el alcalde había manifestado su condición de agnóstico, no iba a realizar los tradicionales actos fúnebres. De modo que pidió que los presentes rezáramos un Padrenuestro, y ahí acabó la cosa, no sin la decepción de buena parte de los reunidos. Porque agnósticos somos quienes dudamos y no podemos afirmar ni negar la existencia de Dios. Agnóstico significa gente sin un conocimiento definitivo y taxativo de la divinidad, y es una respetable. Los agnósticos no afirmamos ni negamos a Dios, porque la idea de Dios es demasiado absoluta y en nombre su nombre se han cometido demasiadas barbaridades.

Somos un país en el cual mayoritariamente nos declaramos cristianos, ya que hemos nacido y crecido en un sistema cultural cristiano. Otra cosa es que haya muchos o pocos practicantes, que en realidad son pocos. Y es que las religiones y los códigos culturales tienen cosas irracionales. Por ejemplo los judíos y los musulmanes no pueden comer cerdo, los chinos aman la carne de perro, los indios del Amazonas comen hormigas, en Tailandia gustan los gusanos, los hindúes no pueden ingerir carne de vaca. En una ocasión un amigo uruguayo de religión judía se puso a comer jamón y yo se lo reproché, a lo que me contestó que en Tel Aviv los supermercados están repletos de jamón español. En el Génesis y en el Levítico el dios de los antiguos hebreos considera al cerdo como ser impuro, bestia contaminante. Muchos siglos más tarde también Alá reveló a su profeta Mahoma que el cerdo es horroroso. ¿Por qué las religiones y los sistemas culturales son tan poco transigentes? ¿Por qué Dios iba a estar preocupado por el cerdo si hace mucho que la enfermedad de la triquinosis está controlada?

Los masones fueron condenados por el franquismo y por el papado, aunque hay muchos masones que se confiesan cristianos. En los países protestantes hasta los reyes y los presidentes de gobierno suelen ser miembros de la masonería, por ejemplo se cree que Obama es masón grado 32 de una logia de rito escocés. Si Juan Rodríguez Doreste era agnóstico, socialista y además masón ¿acaso cabe pensar que por ello fue un mal hombre y como consecuencia ha ido a parar al infierno llameante del que nos habla la tradición? Me parece que resulta complicado aceptar la idea de un Dios cruel y vengativo, es más: si la familia de Rodríguez Doreste es una familia en la que hay creyentes ¿por qué no se le podía oficiar un funeral al modo habitual en nuestro sistema de valores? Curiosamente, el sacerdote Manuel Guerra Gómez, experto en sectas, estima que en esta sociedad relativista y laicista la masonería está infiltrada en el PSOE y el PP. Autor del libro Masonería, religión y política, estima que la infiltración de la masonería en el Partido Popular se está realizando “según lo proyectado” con el control del PP gallego, el canario y el vasco. Para él, los masones “están infiltrados en la sociedad española de forma secreta” y “gracias a eso son más eficaces porque no sabes quiénes son y si han dejado de serlo”.

El más allá es una expectativa grandilocuente, a la que sin embargo se han agarrado todas las civilizaciones. Dada nuestra debilidad, necesitamos confiar en un Ser superior que todo lo ha creado y que nos reserva una segunda oportunidad. Pero si nada es eterno, si cuando se te muere tu mascota admites que nunca jamás vas a volver a verla, si todos los seres y los objetos de este planeta son efímeros ¿es lícito pensar en que vamos a conseguir alguna forma de permanencia? Tal vez el creernos merecedores de otra vida tras la muerte nos convierta en seres demasiado pretenciosos. Las religiones prometen la resurrección, necesitamos ese consuelo por no asumir la tragedia de nuestra derrota, puesto que nacemos para morir. ¿Pero acaso la muerte es un mero tránsito, un viaje hacia otra dimensión ya que somos energía y la energía no se extingue sino que se transforma? Hubo una película titulada 21 gramos, porque supuestamente tal es la pérdida de peso corporal en el momento de la muerte, ese sería el peso del alma. Pero claro que no se ha podido probar.

Ya en plena madrugada, con el fresco que viene del Guiniguada a 12 grados, disolvimos la reunión y nos fuimos tan contentos a la cama sabiendo que no habíamos resuelto nada. Para que haya más emoción y más debate en la próxima. A fin de cuentas, los amigos son lo mejor de este mundo y es genial reunirlos de vez en cuando, poder discrepar o poder matizar opiniones recordando aquello de Sócrates: “Solo sé que no se nada y, al saber que no sé nada, algo sé; porque sé que no sé nada”.


Blog La Literatura y la Vida




  • Escrito por Luis León Barreto
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 125

Carlos Jarabo: notario ...

Carlos Jarabo: notario entre la novela y el saxofón

El notario tiene la obligación de asistir a cualquier particular o “acto público” que reclamen sus servicios. Si acaso “negare sin justa causa la intervención de su oficio, incurrirá en responsabilidad […]”. Así viene dictado desde 1862. Por tanto, planteamientos éticos, políticos, religiosos… son exclusivamente privados y no puede esgrimirlos para negarse cuando lo citan con el fin de dar fe pública.

Pero sí puede narrar y, tras su experiencia, plasmar acontecimientos previsibles por él. Le sucede al notario – novelista don Carlos Jarabo Rivera, cuyo mundo ajeno al despacho también se llena de sones musicados por el saxo tal la lira sonora de Tomás Morales. Lo mismo en conciertos de primera juventud, la Banda de Música  moyera –polipentagrámico ser humano este hombre- o en cualquier órgano de iglesia (desde los 15 años, colegio de curas). Y a solas, en la intimidad de un afinado piano… o con el benjamín de los órganos, el armonio (harmonio), armonía (harmonía).

En efecto: Carlos Jarabo novela un sector de la vida misma, como su admirado Blasco Ibáñez. Pero siempre con grandes dosis de ficción y hábiles estrategias técnicas. Así, por ejemplo, la hipérbole, exagerado planteamiento de situaciones: el cliente de un banco (novela La venganza) solicita 200 000 euros. El director –extremada caricatura- eleva el préstamo a 500 000 “para que estés cubierto ante imprevisibles gastos, dice. Ya no eres un cliente, ¡eres un amigo. Tutéame!”. (Desdichado solicitante el protagonista: cayó en la trampa. Inmediatamente contrata con el mismo banco seguros del despacho, de crédito, de vida, plan de pensiones… sin leer la letra chica. Sus padres perderán el piso puesto como aval.)

Carlos Jarabo, novelista, dispone de recursos para exagerar y hacer atractiva su obra. Por ende, tiene plena libertad: combina entorno y fantasía. Así, nadie le puede negar el derecho a partir de su medio vital y profesional con la intención de traspasarlos y arribar a fábulas, mitos o ficciones... a la manera de La Odisea, poema épico griego: acabada la Guerra de Troya (hecho real), Odiseo (Ulises) emprende la vuelta a su reino. Empleará una década, pues será víctima de caprichos o designios divinos. Y se enfrentará a fantásticos acontecimientos (bolsa de los vientos, cíclopes devoradores de hombres, cantos de sirenas…).

Carlos Jarabo vio con nueve años de antelación (La Venganza fue publicada en 2009) la terrible sacudida de nuestra economía (quimera del ladrillo, cierre de créditos, hundimiento de empresas). Significó, a la vez, el aceleradísimo beneficio del sector bancario a base de préstamos fáciles en apariencia dadivosos, ventas de acciones… (“El CGPJ organiza un plan de urgencia ante la avalancha de demandas de cláusulas suelo”, titularon varios periódicos ayer.) Impactado en su condición de hombre reflexivo, justo y honesto, Carlos Jarabo exagera situaciones “para que dieran risa de lo malos que son los malos”. Sin embargo, matiza: “Yo denuncio situaciones, no a instituciones. A fin de cuentas los clientes –acaso embriagados por su propia sinrazón- firmaban todo, como el protagonista de La venganza”.
   (Mi interlocutor guarda silencio y fija la mirada en el vacío mientras sorbe la manzanilla sin azúcar. Muy serio, casi en rigor físico total. No quise interrumpirlo: imaginé fuertes impactos en su conciencia social, la cual garantizo y pregono. Realmente, él daba –por obligación- fe pública de tales legalizados contratos. Y tal como sabemos de algunos, quizás la propiedad recién adquirida formaría parte, con el tiempo, de la cartera bancaria. (Yo añado: ¿de cuántos desahucios, estimado lector, ha sabido usted por las noticias?) Pero el empecinamiento del solicitante supera raciocinios y meditaciones: “¡Dígame dónde tengo que firmar! ¡Queremos el apartamento en la playa y el coche nuevo! ¡Este crédito es a muy largo plazo!”. Sin embargo, “Nunca se planteó cómo iba a pagarlo: estaba convencido del “milagro económico”).

la experiencia juvenil con los agustinos había sido magistral: no aprendió inglés, pero sí disciplina a base de guantazos. Y para acabar con las flagelaciones, desarrolló agudezas: se convirtió en un maestro de vericuetos lingüísticos, incluso sin pudor, pues “con los curas aprendí a embaucar con inteligencia y defendía mi palabra mientras los miraba de frente. Era pura autodefensa”. Supo, desde precoces edades, cómo caer bien a quienes solo entendían la razón de la sinrazón: “Agradezco a los curas tal perfecto magisterio”.  También es cierto que se granjeó su confianza: solo él sabía tocar el órgano…, sueldo que se ahorraban los agustinos. (Hoy pinta mientras suena de fondo Johann Sebastian Bach. A la vez, repasa con sus hijos la clase diaria de chino.)

Hace años de nuestra amistad. Por eso sé de su conciencia humana, de la ética personal, de comprensiones ante dramas y tragedias ajenos como, por ejemplo, el terrible calvario que significa hacer a un padre heredero de su propio hijo, fallecido días atrás. Le impacta su actuación: “A fin de cuentas, soy un tipo extraño para él; tal vez me ve como persona absolutamente insensible: solo le hablo de papeles, firmas… Y, sin embargo, hablamos de su hijo, adulto recién muerto. Es muy duro. Pienso en mis hijos y lloro en silencio el dolor de aquel padre”.

Por su rigor ético le impactan los usureros, personas beneficiadas legalmente ante impotencias ajenas: “A veces el solicitante del préstamo me pide consejo. Pero es el dinero o el embargo de su vivienda: no tiene elección, me contesta”. Se ve, no obstante, compensado en lo personal cuando pone de acuerdo a hermanos distanciados por motivos de herencias o si articula jurídicamente con éxito ante graves situaciones. Y se siente correspondido cuando logra tranquilizar a alguien desesperado a punto de cometer un disparate…

Tras casi dos horas silenciamos las palabras, ya nocturnas. (Contra ellas nada pudo el sobredimensionado grito de una persona tras el gol del Barça.) A Carlos Jarabo lo sentí natural y sencillo, humano y respetuoso. Diez años después, como siempre, el mismo. De ahí mi respeto. 

  • Escrito por Nicolás Guerra Aguiar
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 138

La liberación de la mujer, Anaïs Nim

La liberación de la mujer, Anaïs Nim y Néstor de la Torre

Ida y vuelta

Desde que en 1949 Simone de Beauvoir publica El segundo sexo entendemos que una mujer no nace sino que se hace según los condicionantes sociales. En los años 60 del pasado siglo hubo felices acontecimientos: saltaron a la luz la revolución sexual, la liberación femenina, las protestas de los hippies y la lucha contra la discriminación racial. La idea de que la mujer viene al mundo para ser esposa, ama de casa y madre estalla en pedazos cuando Betty Friedan publica La mística de la feminidad, 1963. Dos años antes, en 1961, en EEUU son aprobadas las píldoras anticonceptivas, con lo cual ellas asumen el control sobre su cuerpo; la sexualidad se separa de la mera reproducción, lo cual realza el placer y el erotismo, caen en el olvido las prácticas conyugales con la luz apagada y la actitud pasiva de la esposa. Tras siglos de represión y condena de las religiones, llega la libertad sexual a occidente. Mientras, en África y buena parte de Asia la mujer sigue siendo un objeto con pocos derechos, la frecuente mutilación del clítoris la inhabilita para el disfrute. En  1976 Shere Hite publica su informe en el que concluye que las mujeres no necesitan a un hombre para obtener un orgasmo, según su estudio solo el 30 por ciento de las féminas habían experimentado el orgasmo a través del sexo con penetración.

La vida es una vorágine maravillosa, escribió Anaïs Nim el 3 de enero de 1935 en sus diarios. Ella fue un prototipo de mujer liberada, entregada sin tapujos al amor con muchos hombres, y entre ellos nada menos que Henry Miller. Nacida en Francia de padres cubano-españoles, su prosa es caliente, rápida, eléctrica, visceral, sus confesiones en primera persona han sido adoradas por millones de lectores y criticadas por otros tantos. Ella se incorpora como protagonista esencial de sus libros, con una carga autobiográfica fuera de toda duda. La vida es la literatura, y la literatura es la vida: sus experiencias personales, sus nirvanas y sus depresiones, sus atrevimientos de vivir a fondo, sus placeres y ese síndrome de culpa del que resulta difícil escapar, el contraluz de la depresión ocasional y la soledad constituyen el eje de sus libros. Una vida consumida a fondo, de una cama a otra, de una piel a otra, quedan sus valiosos testimonios de personajes que conoció: Lawrence Durrell, Salvador Dalí, Antonin Artaud o el propio Henry Miller. En la preciosa edición de Siruela titulada Diarios amorosos (Incesto, 1932-1934 y Fuego, 1934-1937) hay una cita al pintor grancanario Néstor de la Torre, amigo de Joaquín, el hermano de la autora: “He visto las pinturas de Néstor de la Torre. El primer pintor moderno que me ha apasionado y emocionado profundamente”, 21 de febrero de 1933. Más allá de las ceremonias de posesión, los celos, el síndrome de culpa por las infidelidades, el entendimiento de la pareja abierta, la proliferación de tríos y su enamoramiento de June, la propia mujer de Miller, esta Anaïs que sin duda fue hermosa escandalizó con sus escritos a la sociedad de su época. Incluso se atrevió con uno de los tabúes milenarios de nuestra civilización: el incesto, a través de la relación con su propio padre. La puerta ya estaba casi abierta para que ella se lanzara a vivir cada minuto de su vida, entregada a la pasión, a la alegría de vivir, los encuentros fugaces, la música de jazz, los artistas fracasados, las drogas, las contradicciones. La furia del deseo que el orgasmo solo aplaca fugazmente, el poso de decepciones cuando se constata que todo es efímero. Más allá de los reproches y las consideraciones de la moral establecida, fue decidida, nunca dejó de sentir la necesidad de experimentar, de ir más allá de lo establecido. Delta de Venus, publicado en 1977, cuando ya la autora había muerto, es un libro fundamental dentro de la literatura mundial.

La moral sexual ha sido tan cambiante que se parece poco a la que padecieron nuestros padres en el franquismo; legalizadas las parejas homosexuales, incluso pueden adoptar hijos o tenerlos con vientres de alquiler. Sin embargo, en países de otra concepción cultural, ello te puede llevar a la cárcel e incluso a la muerte. Como decía Bauman, el modelo de familia tradicional ha quedado hecho trizas pues las nuevas generaciones desechan el compromiso, las parejas son poco duraderas, en el mundo desarrollado la natalidad se reduce y ello comporta cambios sociológicos imprevisibles. La mujer que ahora tiene entre 20 y 40 años, a menudo menor preparada que el hombre, tiene el mérito de ser observadora y paciente, en espera de sus oportunidades en la vida ya no se dejará doblegar fácilmente por el varón. Sin embargo, en los colegios y en los institutos de nuestro entorno cuando nos invitan a participar con los alumnos comprobamos que el machismo sigue estando muy presente en la vida de las adolescentes y jovencitas, ahora vigiladas por los nuevos dispositivos tecnológicos por novios posesivos, a menudo violentos. El acoso e incluso la agresión física o verbal no han desaparecido, incluso una parte de estas chicas adoran a esos “matones” jactanciosos, pandilleros, carne de gimnasio a menudo con cerebro plano.

Tengo la suerte de pasar mis días con una mujer de espíritu libre y con mucha alegría de vivir, Rosario Valcárcel. Ella también entiende que la literatura es la vida, y la vida es la literatura. Pionera del registro erótico aquí cuando aun no había llegado aquella estupidez norteamericana de las 50 sombras de Greys, en algunas de las lecturas que hacía en lugares de las islas contempló reacciones airadas del auditorio. A aquel genio que fue Agustín Espinosa le pasó algo parecido: recibió el rechazo cuando se ponían sobre la mesa ciertos párrafos de su gran novela Crimen.

Hoy en día las posiciones tradicionales de los sexos quedan en entredicho cuando contemplamos el aluvión de talento femenino en las universidades y en las empresas. Pues cuando yo entré en las redacciones de periódicos era muy rara la presencia de la mujer. Creo que la nueva mujer impresiona e incluso apabulla al varón, cuyas posiciones en la vida caen ante la determinación de estas mujeres que han superado prejuicios y recelos. La juventud de hoy es sin duda más sana y está liberada de aquel sexto mandamiento que constituyó la obsesión de la Iglesia; ciertamente les ha tocado un mundo en el que resultará complicado obtener una familia estable, un puesto de trabajo eficiente, unos salarios adecuados a su valía. Pero ellos y ellas están dispuestos a luchar.

  • Escrito por Luis León Barreto
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 142

Tiempos apócrifos, Helio Ayala Díaz

Lo primero que me llama la atención del libro de Helio Ayala es el título. Un título que significa oculto y hasta me atrevo a decir espiritual, aunque el autor le da el sentido de tiempos extraños, de cambios y de pérdidas.

A mí me  ha recordado a esos sueños solitarios, que guardamos celosamente en aquel diario, escrito de adolescente y que cerramos con doble llave.  

Y quizás eso es lo que ha hecho nuestro poeta, asaltar las mazmorras de sus escritos, abrir las puertas cerradas una tras otra y otra para sacar a la luz ese proyecto de libro de poemas que durante mucho tiempo vertió en unos folios. Un libro con una estructura diferente, ya que comienza por las conclusiones como dice el prologuista Juan Francisco González- Díaz, lo empieza por un supuesto final que denomina:  

Epílogos de la revelación:

En las que deja entrar la poesía, salir sus emociones, simbolizar la experiencia autobiográfica, la experiencia de una inquietud, de algún conflicto que traduce en metáforas, en evocación. En una evocación que disipa de una forma serena, sin animosidad ni enfrentamientos, sin poner el mundo en pie, como sería en la poesía social. Y escuchamos la voz del poeta:

Pérdidas, ganancias/ A los tours operadores del provecho ajeno. / A los que hacen su agosto todo el año. / A los que siguen inflando sus alforjas / con el pan de otros. / A los ignorantes y a los arquitectos. / A los ladrones de sueños. / A los guardianes de lo suyo. / A los miserables con chaqueta / que nos saltan al cuello. / Todo lo dejarán aquí. / Desnudos se irán. /

En la segunda parte: “Libro de las lamentaciones”:

Nos presenta poemas con un punto común, con una nostalgia tan conocida que no podemos evitar sentirnos parte de ella, parte de esas imágenes suyas, cercanas, casi espontáneas tanto que parece que su corazón abraza por sorpresa lo habitual, la añoranza de la Infancia, de esa infancia amplia que nos pertenece a todos.

Se despelleja la infancia, / a mordiscos. / Olas que salan los días /baten la mortaja / de los sueños. / La playa,  / no está / ni el rebumbio. / Nos deja septiembre / sin aromas, / sin mareas, / sin membrillos. /

Por último nos llega: Prólogo de las intuiciones

Y vemos cómo su escritura se sitúa en escenarios oníricos, cómo invoca las deidades del sueño, la muerte, lo oscuro pero también la luz. Y lo hace con un aura envuelta en sentimientos y en tiempo:

Alójame/ Alójame en los sueños que no tengo / Despídeme de los que apenas saludé. / Tal vez llegue la muerte sonriéndonos. / Mientras tanto / déjame al cobijo / de las tardes que nos dimos /

Helio Ayala Díaz nace en Las Palmas de Gran Canaria, es licenciado en Teología y profesor de Enseñanza Secundaria. Publica en el 2013 “Brevedades” (NACE), libro de relatos y microrrelatos, “Arena entre los pies” 2015 en Cuadernos La Gueldera. Centro Canario de Estudios Caribeños –El Atlántico- Participa en libros colectivos y en el Taller Literario “Espejo de Paciencia”.

Publica “Poemas apócrifos” en septiembre del 2016 y lo hace con su particular estado de ánimo, con naturalidad, utilizando los versos para transmitirnos el amor por el mundo, el reflejo de una conciencia de la vida diaria, la poesía de lo cotidiano. De esa poesía que nos dice el poeta Manuel Díaz Martínez: “Celebro que los artistas no vuelvan la espalda a la cotidianidad de la vida, que es donde está lo que somos, donde quizás descubrimos lo que quisiéramos ser y donde nos encuentra lo que nos trasciende.”

Una poesía que Helio Ayala envuelve en un aurea de desencanto y escepticismo, en poemas tristes o filosóficos que nos rodean y nos afectan, que nos duelen, en poemas que se me antoja que quizás intenta detener alguna emoción que quiere recordar o quiere olvidar.  

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

  • Escrito por Rosario Valcárcel Quintana
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 136

Los grabados rupestres de la Cueva de los Candiles y su posible relación con la constelación Capricornio

Cronistas e historiadores coinciden en que los aborígenes canarios adoraban al Sol, a la Luna y a las estrellas. El siguiente texto escrito a mediados del siglo XV, en referencia a Tenerife, La Palma y Gran Canaria, es un buen ejemplo de este culto a los astros:

“…no poseen ninguna fe, adorando, por el contrario, algunos el Sol, otros la Luna y otros planetas, teniendo nueve formas de idolatría…”
[Alvise di Cadamosto, en Juan A. Belmonte, (1999:246)]

Esta adoración a los astros ha sido confirmada por la arqueología. Hay un buen número de objetos de cerámica y grabados rupestres que así lo atestiguan. En este sentido, muy cerca del poblado troglodita de Acusa Seca, situado en la comarca de Artenara, en Gran Canaria, se encuentra la denominada Cueva de las Estrellas, decorada con puntos blancos sobre fondo negro, que parece representar el cielo nocturno. Las dataciones de restos humanos más antiguas de Artenara, son del año 437 d.C. En la misma comarca se encuentra la Cueva de los Candiles. En las paredes de esta cueva, hay grabados o en bajorrelieve, más de trescientos triángulos, que representan la vulva femenina.  Este impresionante yacimiento, es una cueva artificial orientada al sur. Desde su interior, se ve en la distancia, justo en el centro de la entrada, el Roque Bentayga. Este hecho llevó al arqueólogo Antonio Tejera y al historiador José Juan Jiménez, a plantear la posibilidad de que los antiguos canarios atribuyesen un simbolismo fálico al Roque Bentayga.

En la base del Roque Bentayga hay un yacimiento arqueológico en el que, según el investigador del Instituto Astrofísico de Canarias, Juan Antonio Belmonte, hay un marcador equinoccial, una especie de reloj solar, que mediante un efecto de luz y sombra, indica el día que parte en dos mitades iguales, el periodo de tiempo que transcurre entre los dos solsticios (véase el capítulo 52 de “Reflejo del Cosmos”).

Teniendo en cuenta que los astros jugaron papel importante en la religión de los antiguos canarios y que en el Roque Bentayga  hay, según estudios científicos, un marcador equinoccial, introduje en el programa de astronomía “SkyMap Pro Versión 11”, la información necesaria para visualizar en pantalla, el cielo nocturno que se podía ver desde la entrada a la cueva, mirando hacia el sur, en los equinoccios, a primera hora de la noche y de madrugada, porque sabemos que los antiguos canarios prestaban atención a la posición de las estrellas a esa hora:

“…gobernabanse por el Sol de día, y de noche por algunas estrellas, según que tenían experiencia de cuando salían unas, y otras se ponían, o a la prima, o a la medianoche, o a la madrugada”.
[Fray José de Sosa, en Juan A. Belmonte, Michael Hoskin, (2002:233)]

En el siglo V d.C., un observador situado en la Cueva de los Candiles habría podido ver en la fecha del equinoccio de otoño, a primera hora de la noche, la constelación Capricornio en el meridiano, aparentemente sobre el Roque Bentayga.  Este evento astronómico, podría estar relacionado con los grabados del interior de la cueva, porque las estrellas de la constelación Capricornio forman una figura triangular muy parecida a dichos grabados y porque, como ya hemos señalado anteriormente, sabemos por las fuentes escritas y por la arqueología que los antiguos canarios adoraban a las estrellas.



Capricornio situado al sur, a primera hora de la noche del equinoccio de otoño, en época aborigen.
Fuente: SkyMap Pro Versión 11

 

 


Fotografía de la constelación Capricornio tomada por el autor.
Las estrellas de esta constelación forman una figura triangular.


No debería sorprendernos la posibilidad de que los aborígenes canarios  conociesen constelaciones del zodiaco, porque es por esta franja del cielo, por donde se desplazan el Sol y la Luna, que eran sus principales divinidades astrales:

“Los antiguos observadores del cielo llegaron a percibir también que el Sol y la Luna parecen desplazarse atravesando 12 constelaciones destacadas, las que más tarde recibirían el nombre colectivo de zodiaco (véase pág. 28). Decidieron que ésa fuera la morada de las deidades solar y lunar. Había además otras cinco estrellas “especiales” que recorrían el zodiaco, y cada una de ellas se consideró la residencia de un dios. Hoy sabemos que se trataba de los planetas, una palabra que deriva del término griego para “errante”. El zodiaco era también el lugar donde ocurrían los eclipses…”.             
[Robert Burnham et alii, Astronomía, Guía del Cielo Nocturno, (2005:24)]

Para finalizar, quiero expresar mi más sincero agradecimiento a Juan A. Belmonte, investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias y autor de “Las Leyes del Cielo” y “Reflejo del Cosmos”. Lo que pueda haber de cierto en esta hipótesis de trabajo, es más mérito suyo que mío.
Espero haberme acercado a la verdad y que mi esfuerzo sea útil a otros investigadores con más conocimientos, medios y tiempo que yo. Soy sólo un ciudadano de a pie, con un gran interés por la ciencia en general y por las antiguas culturas.


Bibliografía
Astronomía, Guía del Cielo Nocturno. Robert Burnham, Alan Dyer, Jeff Kanipe. 2002 Naturart, S.A. Editado por BLUME. Reimpreso en 2002, 2003 y 2005.

Canarian Astronomy before the conquest: the pre-hispanic calendar. J. A. Belmonte, C. Esteban, A. Aparicio, A. Tejera Gaspar, O. González, (1994). Rev. Acad. Canar. Cienc., VI, 133-156

Las Leyes del Cielo, Juan Antonio Belmonte Avilés. Ediciones Temas de Hoy, S.A.,1999.

Reflejo del Cosmos. Juan A. Belmonte Avilés / Michael Hoskin. Equipo Sirius, 2002.

Arte Rupestre de la Prehistoria de las Islas Canarias. Alfredo Mederos Martín, Vicente Valencia Afonso, Gabriel Escribano Cobo. Estudios Prehispánicos, 13. Viceconsejería de Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias. Dirección General de Patrimonio Histórico, 2003.


Religión y Mito de los Antiguos Canarios. Antonio Tejera Gaspar y Marian Montesdeoca Montes de Oca. Artemisa Ediciones, S. L. 2004.

Gran Canaria Prehistórica. José Juan Jiménez González. Centro de la Cultura Popular Canaria, 1999.


Guía del Patrimonio Arqueológico de Gran Canaria. Javier Velasco Vázquez, Ernesto Martín Rodríguez, Verónica Alberto Barroso, Juan Carlos Domínguez Gutiérrez, José de León Hernández. Ediciones del Cabildo de Gran Canaria, 2001.
 

  • Escrito por Miguel Martínez
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 210

Buchitos cafetiles, sajumerios, disipelas y santiguaos

Cuando uno coge ciertas costumbres –la monotonía puede ser fuente de inspiración- camina por los mismos lugares a las mismas horas. E inicia el atardecer dominguero en la misma cafetería a la busca del cortadito con muy poca leche condensada (más largo de café, por favor), hábitos adquiridos desde las primeras juventudes acaso para romper el embeleso posterior al almuerzo y, así, empezar con ímpetu la calamariada: era el verano sardinero.

  • Escrito por Nicolás Guerra Aguiar
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 183

Algunos no son humoristas, son "machangos"

Hace pocos días, las redes sociales se hacían eco de un triste episodio en el que una chica supuestamente se autolesionaba en plena calle en La Laguna. El chico, que también sale en el vídeo, pedía una y otra vez que no lo hiciera. Dos conocidos humoristas canarios, Rudy y Ruymán, se hacían eco del hecho y ahí descubrieron su verdadera cara. No son graciosos, no, son misóginos y hacen directamente apología del maltrato a la mujer.

Como si este no fuera un tema muy grave, como si no estuvieran muriendo mujeres, sufriendo vejaciones, humillaciones, palizas, control...Los chistosos han decidido comenzar una "campaña" de descrédito hacia las que feministas, refiriéndose a nosotras como "feminazis", una definición peyorativa sin fundamento alguno, más allá del descrédito y la misoginia. No contentos con darle cancha al vídeo mencionado, los pibes deciden rebuscar en internet y subir más vídeos de un contenido similar a su Facebook, con el añadido de que claman ¡No al hembrismo! ¿Hembrismo?

No es más que otra construcción social para desacreditar el feminismo, que no, no busca ser superior al hombre y no, tampoco macharcarlos, pegarles, someterles. La RAE lo define como una ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres. Los pibes de Esto es Colonia, no creyendo suficiente tanta falacia, descrédito, misoginia y, me atrevo a decir, ignorancia, afirman también que el Estado ha gastado "¡Millones de euros en mafias feminazis desperdiciados!" Estos muchachos, que pretenden triunfar siendo humoristas se han pasado de listos, han caído en lo chabacano, machista y repulsivo. Seguidos por mucha gente joven no parecen ser conscientes de que sus comentarios son censurables, que hacen apología del machismo y el maltrato, que dificultan que las generaciones venideras crezcan en igualdad, con conciencia de ella. En vez de aprovechar su tirón para algo bueno, lo han desperdiciado y con ello, perdido muchísimas seguidoras y seguidores que en su momento les vimos alguna gracia. Al final han mostrado su cara, la de unos auténticos machistas.

  • Escrito por Idaira Afonso
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 180

Algunos que se fueron en 2016

Ida y vuelta

Llega el año con toda esa carga de regeneración que queremos aplicar a nuestras vidas, como si al inaugurar un calendario pudiéramos acceder a un tiempo nuevo, lleno de energía, vitalidad y buenos propósitos, aquel viejo lema de la canción que decía Salud, Dinero y Amor. Cuando un año termina y otro empieza hacemos el balance de deseos, errores y aspiraciones. Los propósitos de enmienda que salen a la superficie, decididos, cómo no, a evitar los errores acontecidos y a enfrentar la vida con nuevos bríos. Claro que, dentro de la civilización del consumo en la que nos encontramos, los publicistas, que no son tontos, nos están vendiendo cualquier cosa apetecible: las mejores dietas para bajar de peso tras los atracones navideños, el momento ideal para ir al gimnasio, la decisión final de aprender definitivamente a hablar en inglés, etc.

El afán de mejorarnos sale al paso, y con él afrontamos la idea de disfrutar los días que nos quedan en el planeta Tierra.

Nos adentramos en un tiempo escabroso, inaugurado con el atentado en la discoteca de Estambul. Esta larga y cruenta batalla con el denominado Estado Islámico no ha hecho sino empezar, del mismo modo que es preocupante el porvenir que nos brindan políticos populistas como Marine Le Pen, el británico Nigel Farage, el líder del UKIP, Partido de la Independencia del Reino Unido, Geert Wilders en Holanda, Norbert Hofer en Austria o Viktor Orban en Hungría, además de unos cuantos emergentes en los países escandinavos.

La propia Unión Europea está sometida a graves tensiones: los refugiados, la inmigración producto de las guerras y del hambre del Tercer Mundo que tenemos a pocos kilómetros de nosotros, el control de las fronteras. La globalización genera nuevas situaciones, problemas que van apareciendo día tras día, y si bien los humanos somos adaptables a todas las guerras y todos los accidentes de la historia, quedan muchas cosas en el aire. Incluido el creciente separatismo en Cataluña, Flandes, Padania, Baviera, Escocia. Un proceso antiglobalización.

El año que se fue dejó muchas víctimas en el camino; cada uno de los fallecidos tiene una importancia subjetiva para cada cual. Pero sí podemos señalar que figuras del espectáculo, políticos, deportistas, directores de cine y otras personalidades regionales, nacionales y de alcance mundial nos fueron diciendo adiós. Y muchas mujeres víctimas de la violencia machista en el mundo, seres anónimos de los que no se guarda memoria. Algunos de los muertos célebres van desde los cantantes David Bowie, Prince y George Michael, al director de cine italiano Ettore Scola. El líder israelí Shimon Peres se fue de este mundo, pero la muerte más sonada fue la de Fidel Castro, el hombre que quiso mantener el purismo de su revolución allá por 1959 y cuya desaparición podría dar lugar a una transición política cuando su hermano Raúl abandone el poder en 2018, según anuncio del propio Raúl.

En el espacio de Canarias, lamentamos la muerte de Juan Carlos Alemán, dirigente histórico del PSC, hombre que dejó buen ejemplo en medio del despropósito habitual de la política canaria, así como recordamos la bonhomía del senador del Partido Popular José Macías. También contamos la desaparición de María Belén Morales, una artista integral, así como de la cubano-canaria Nivaria Tejera, novelista y poeta, autora de la novela corta El Barranco, la mejor aproximación a la guerra civil en nuestras islas. Otros dos canarios, Alejandro Álava Cruz y Xavier Alejandro Curbelo Caro, murieron como parte de la tripulación de un avión que se estrelló en marzo al sur de Rusia. En el ámbito de los deportes, desapareció aquel gran Johan Cruyff, y también marchó el boxeador Cassius Clay, convertido al islam como Mohammad Ali. Las tragedias del año tienen que recordar el drama de todo un equipo de fútbol, el modesto brasileño Chapecoense, que fue exterminado por un evitable accidente aéreo cuando marchaba hacia Colombia. La imprevisión, la fatalidad y el disparate latinoamericano dieron pie a un suceso horrible.

Respigando en los archivos registramos el nombre de la actriz Emma Cohen, el pintor El Hortelano, tan ligado a la movida madrileña, el Premio Nobel italiano Dario Fo, el también autor teatral Edward Albee, los actores Silvana Pampanini, Zsa Zsa Gabor y Bud Spencer, el director de cine Andrzej Wajda, el astronauta John Glenn, primer norteamericano que orbitó la Tierra y que tuvo larga vida pues falleció a los 95. También contamos al inquieto comunicador Miguel de la Quadra-Salcedo, el ajedrecista Arturo Pomar, que en su día fuera considerado niño prodigio de este deporte-ciencia, y a Julio Gómez, músico histórico en la isla de La Palma.
En un ámbito más doméstico, cercano y familiar, pocas horas antes de cerrar el año, el viernes 30 de diciembre, en los atestados pasillos de Urgencias del Hospital Doctor Negrín se iba de este mundo un abogado, amigo de la infancia y uno de los históricos del Partido Socialista en la isla de La Palma. Dada la actual crisis de los socialistas, conviene recordar la figura de quien, al igual que Juan Carlos Alemán, defendió su espacio con ética y dedicación. Juan Antonio Martín Gómez, Totono, se marchó a los 80 años en la capital grancanaria, donde residía desde hacía tiempo. Desarrolló su camino profesional como abogado y participó en política, siendo el cabeza de lista del PSOE en Los Llanos de Aridane en las primeras elecciones de la democracia, en las que logró un buen resultado.

Además fue consejero del Cabildo por las siglas socialistas, era hombre cordial y festivo, lo recuerdan sus fotos el día de los Indianos y su fraternidad con los muchos amigos. Su hija, Amparo Martín, siguió los pasos de su padre y es portavoz en el actual ayuntamiento llanense. Transmitimos nuestro pesar a su viuda, la magistrada de la Audiencia Provincial María Elena Corral Losada y al hijo común, José Antonio, así como a sus otros hijos Amparo María, María Sandra, Juan Antonio y José Alexis. María Elena había sido jueza en Santa Cruz de La Palma, lugar donde se conocieron; aquí en Gran Canaria hay abundante colonia palmera, sobre todo en el ámbito judicial. El miércoles 11 a las 19 horas se celebrará una misa en su memoria en la Parroquia del Cristo de la calle Olof Palme mientras que el sábado 14 a las 19.30 será en la Iglesia de Los Remedios de la ciudad aridanense. Descanse en paz.

Blog La Literatura y la Vida

  • Escrito por Luis León Barreto
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 226

Carta a los Reyes Magos de Oriente

Querido Reyes Magos de Oriente.

Parece que han parado de bombardear Alepo y que la han liberado definitivamente, aunque lo que no han dicho a ciencia cierta es de qué la han liberado. Así que cuando vengan a traernos los regalos como cada año ya pueden pasar por Alepo, si les pilla de paso, sin los chalecos antibalas. Eso sí, cuidado con las minas antipersona: las que exporta España dicen que son muy buenas, por eso se venden muy bien.

  • Escrito por Álvaro Felipe
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 350

¿Se conocieron las civilizaciones transoceánicas?

Como ya he citado en anteriores artículos, especialmente el último publicado el 06/09/2016  “ ¿Está  el conocimiento científico secuestrado por la élite Y cómo interviene en las renovables? “ .  Argumento el control y manipulación de las élites en el campo del conocimiento describiendo como desechan, invalidan e incluso desaparecen o menosprecian todo aquello que no encaja con las grandes e  inamovibles teorías, estratégias que no son nuevas y han sido utilizadas durante siglos. 

Este artículo tiene como objetivo  sacar a la luz algunos hallazgos , de los  que poco se debate y cuyas características amenazan con echar por tierra todo lo que se sabe de las grandes  civilizaciones . Para empezar, centrémonos  en  un objeto hallado en 1.960 por un campesino a  orillas de la parte boliviana  del Lago Titicaca.   Al artefacto al cual nos referimos se le denominó Fuente Magna, y  es un cuenco de piedra, parecido a una pila bautismal. Actualmente se encuentra en el Museo  Del Oro La paz, en Bolivia. Ya la ubicación donde fue hallado es sumamente misteriosa  y de gran valor arqueológico y etnográfico. El Lago Titicaca significa pez o puma y curiosamente tiene esa forma, sólo apreciable desde el aire. Es en los alrededores del lago donde se encuentran  las colosales e inexplicables ruinas de Tiahuanaco  o la puerta de Ayumarca o Aramu Muru  con sus leyendas.   

En el exterior de  La Fuente Magna  hay bajorrelieves  de origen tihuanacoide y en su  interior, además de una figura  zoomorfa o antropomorfa  según  la interpretación, tenemos dos tipos de escrituras distintas, el quellca, idioma de la civilización desaparecida Pukara  (antecesora a la de Tiahuanaco) y la segunda escritura es, nada menos, que protosumeria, es decir, una escritura propia de los albores de la civilización Sumeria, considerada la primera civilización  de la  humanidad, floreciendo ésta aproximadamente hace 6.000 años, anterior a la Egipcia Y Localizada Entre Los Ríos Éufrates   Y Tigris  es decir en la actual Irak.

Fue el arqueólogo  boliviano Máx  Portugal Zamora quien en 1.960 intentó  descifrar, sin éxito, la misteriosa escritura, por lo tanto nadie podía saber en realidad de donde provenía ni para que servía la Fuente Magna, hasta que en el año 2.000 el argentino  Bernardo  Biados  y el boliviano Freddy   Arce tras hacerle estudios y fotografías llegaron a la conclusión de que era utilizado en la antigüedad para ceremonias purificadoras. Gracias a una epigrafista estadounidense, Clyde Ahmed a quien previamente le habían mandado las fotos realizadas en el mencionado estudio consiguió descifrar los grabados del interior de La Fuente Magna, corroborando que se trataba  de un texto protosumerio . La traducción dice así: “ Se acercó  en el futuro una persona dotada de una gran protección en el nombre de la Gran Nia. Este oráculo sirve a personas que desean lograr la pureza y fortalecer el carácter. La Divina Nammu  ( o Namma) extendió la pureza, serenidad, paciencia. Utilice este talismán  (La Fuente Magna ), para hacer brotar en ti sabiduría y serenidad. Usando el santuario correcto, el santuario ungido, los sabios votos para tomar el camino correcto para alcanzar la pureza y el carácter. Oh sacerdote,  es la única luz, para todos aquellos que quieren una vida noble. “

En la mitología sumeria Nammu (o Namma) es la Diosa de la creación sumeria aparte de ser la Diosa del mar primordial que dio origen al cielo, la tierra y los primeros dioses, siendo  la madre del importante dios sumerio  Enki  (creador de la humanidad).      

Sin embargo los otros símbolos grabados en el interior se cree que están escritos en lengua quellca, Antiguo Lenguaje de la civilización Pukara,  actualmente es una lengua muerta.

En el exterior también podemos encontrar un bajorrelieve atribuible a la cultura Tiahuanaco ( un pez y una serpiente.)

La controversia está  en entender cómo es posible encontrar inscripciones proto-sumerias  en un objeto encontrado cerca del Lago Titicaca a 3.800m sobre el nivel del mar y a miles de kilómetros con el océano de por medio  donde vivieron los sumerios.  La teoría más simple la fórmula Bernardo Baidos, y sugiere que Los Sumerios Fueron Capaces de realizar navegaciones transoceánicas. Se conoce que los sumerios navegaban el Éufrates y el Tigris, por lo que es posible  que uno de los puestos utilizados por los navegantes sumerios estuviera ubicado en la isla de Bahrein, donde recientemente se han desenterrado restos de un puerto comercial operativo hace 5.000 años. Según Bernardo Baidos los sumerios circunnavegaban África hasta Cabo Verde donde fracasaron para continuar hacia el norte debido a los vientos  cruzados. Por esta causa  se vieron obligados a navegar hacia el oeste, en busca de vientos favorables, llegando a las costa de Brasil y a través  de sus afluentes  habrían explorado el continente, llegando a los Andes y entrando en contacto con la civilización Pukara.
           
Otra sorprendente prueba del contacto entre grandes civilizaciones transoceánicas es el descubrimiento  por parte de la doctora forense Svetla  Balabonova, quien haciendo un estudio a las momias egipcias para buscar trazas de drogas en los antiguos gobernantes de Egipto, evidenció la presencia de altos niveles  de cocaína, nicotina y tetrahidrocapnabinol (mariguana). A pesar de la rigurosidad profesional de la doctora, que repitió la prueba varias veces y envío la muestra a varios laboratorios independientes, como siempre la comunidad científica intentó infructuosamente desbaratar el descubrimiento. Dijeron que las momias eran falsas hasta que se demostró fehacientemente su autenticidad;  entonces argumentaron que estaban contaminadas hasta que se demostró  que era imposible contaminar el tallo interior de un cabello. A continuación alegaron  que los experimentos no eran reproducibles hasta que un grupo independiente de expertos halló  trazas de cocaína y nicotina en otras momias egipcias de un  museo británico. Por último terminaron defendiendo un disparate: que el tabaco y la coca no provenían de suramericana sino que se trataba de una rarísima variedad de origen africano, pero nunca fueron encontradas evidencias de cultivo de tabaco y coca en África, Europa o Asia antes de Colón.

Otra curiosidad que refuerza la interrelación cultural serían las cabezas gigantes de piedra de los Olmecas, considerada primera civilización de Mesoamérica, donde curiosamente algunas de estas cabezas tienen rasgos negroides  y euroasiáticos, etnias desconocidas en América hasta la llegada de Colón.
     
Es sospechoso que tan trascendentes hallazgos no sean más debatidos  en el ámbito  científico  y dados a conocer a la comunidad con la importancia que merecen. Como ya advertí,  todo lo que no encaje en la teoría oficial es sistemáticamente desechado o menospreciado por la ciencia, por ello el control del conocimiento es un instrumento más para el dominio de la población. No es nuevo, la élite lo lleva haciendo siglos, sólo hay que ver la persecución que sufrió Copérnico o Galileo, pero no debe pensarse que sus mentiras y manipulaciones durarán para siempre; todo cambia y llega a su fin y hoy en día  sabemos que la tierra no es plana ni el centro del universo.

Me gustaría aportar mi percepción personal, y es que me llama la atención  como el hombre, nada más  salir del neolítico adquiere conocimientos extraordinarios capaz de hacer obras irreproducibles con la tecnología  actual, para luego involucionar sumiendo a la humanidad en el más absoluto   oscurantismo.  Despunta algo   con los imperios grecorromanos cuyo conocimiento aflorado es fruto del rescate del saber de la primeras grandes civilizaciones.  Luego una, aún más profunda sumisión en la oscuridad hasta el renacimiento. Un ejemplo sería las pirámide de la meseta Guiza, cuya construcción duró  según la teoría aceptada  23 años para colocar 3.000.000 millones de bloques de este 2 y 40 toneladas, lo que implica colocar un bloque cada 2,5 minutos con 12 horas de luz con un impresionante margen de error de milímetros y cuyas  características geométricas  asombran para una civilización que acaba de salir del neolítico y cuya obra es la mayor  creación  jamás hecha por el hombre. Mientras que en  los años 60 trasladar a  60m la ubicación de Abu Sinbel cortándolo en bloques, unas 1.000 piezas, obra que emprendió  la Unesco con intención de salvar al templo de la futura inundación que causaría la ampliación  de la presa de Asuán,  tardarían  para ello 4 años con todos los adelantos modernos y el error no fue milimétrico como las pirámides, supuso el retraso de un día el poder apreciar un acontecimiento astronómico anual en el que el sol llegaba a un determinado  punto del templo.

Desde el punto de vista personal pienso que un importante conocimiento fue legado a la humanidad lo que permitió la realización  de estas asombrosas obras por todo el mundo. Maestros como Toc  o Hermes  Trimegistro (el tren veces grande, escribas de los dioses) que trajo el conocimiento al mundo según los egipcios, convirtiéndose en una  referencia para  las actuales sociedades secretas,  y es de Hermes donde surge el término lingüístico hermético.  Si miramos  al continente americano surgieron  maestros que describían con rasgos Nórdicos o blancos  como Viracocha o Quetzalcóatl  fuentes del conocimiento para estas culturas americanas .  Cuando llegaron los españoles a América en un primer momento los pueblos de este continente  los confundieron con sus dioses por compartir  rasgos físicos.  No creo que este artículo suscite el debate en la comunidad científica, pero si la búsqueda y el pensamiento crítico del lector.    
    

  • Escrito por Cristian de Ganzo
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 272

"Leotricia, la poetisa blanca" historia de una película rodada en la isla de La Palma

LA SOCIEDAD AMOR SAPIENTIAE

Con férreo diente la corteza dura

de nuestra madre tierra, audaz destroza

el arado, que mano vigorosa

va impulsando por árida llanura…, Leocricia Pestana Fierro (1853-1926)

 

Este precioso poema me lo envió hace unos dos años Ginés Lao Mendoza, director de cine de autor, junto con una invitación para participar en la película Leocricia, “la poetisa blanca”. Un largometraje que él estaba rodando en la isla de La Palma.

Conocí a Ginés en el Museo Domingo Rivero de Las Palmas de Gran Canaria, aquel día yo presentaba un libro de poemas. Y Ginés me comentó que él era escritor y cineasta, que ya había rodado algunos cortos como “Psiquiátrico de la Fe” e “Inocentes armas de guerra” y creo que también “El sector”.

Aquella misma tarde me habló del rodaje de “Leocricia, de dos libros que había publicado: “Desde mi ansiedad” y “Ansiedad, más allá de la frontera” de las enfermedades psicosomáticas. Sospeché que tenía una habilidad innata para relacionarse:

-Considero la ansiedad como el cáncer del siglo XX y XXI, está matando a mucha gente. -Eso me aseguró.

Ginés Lao, ha sido el primero en realizar un largometraje documental sobre la “Dama Blanca”, Leocricia Pestana Fierro, sobre la historia de una mujer con un pensamiento abierto, nacida en la isla de La Palma, pensadora y seguidora de la obra de Voltaire, cosa que le produjo ciertas complicaciones en la sociedad de entonces. Una poeta valiente, culta, lectora voraz, pensadora y enamorada. Al morir su marido siempre le enviaba flores con unos versos, muchos escritos en sus pétalos.

Al principio el proyecto se diseña para hacer un corto pero tras largas conversaciones con Isidro Tejera, Ginés queda tan entusiasmado con la visión que le aporta sobre la poetisa tachada de masona, anticlerical y republicana que se convierte en su fuente de inspiración y, según sus propias palabras, decide con unos pequeños ahorros realizar un largometraje. Aprovechar las vacaciones y algún fin de semana para trasladarse, desde Gran Canaria en donde vive y trabaja, a la isla bonita. Poner en marcha el trabajo.

Y sin estudios de rodaje, sin recursos económicos, con una sola cámara, algo de maquillaje y peluquería. El precioso vestuario de época diseñado por Marisol País, numerosos colaboradores como la escritora Sandra Lorenzo, muchísima ilusión y muchas ganas de trabajar, el director-guionista se pone en contacto con Víctor Hernández Correa y Manuel Poggio.

Y me dice Ginés, que fue entonces cuando comprendió que debía dar el salto a la gran pantalla: -Todo iba ocurriendo de una manera tan maravillosa e inesperada que se me apilaban las imágenes ¿Cómo puedo explicártelo? Empecé a trabajar duro en el posible guion y las ideas que se me ocurrían no eran ideas, sino sueños.

Busca escenarios por calles silenciosas, por plazas y senderos. Le muestran espacios que le seducen como la Escuela de Música, el Colegio Luis Albendea y Gómez de Aranda y la casa particular de San Andrés. Así como la Quinta Verde, el histórico inmueble de la familia Massieu-Monteverde construido en el siglo XVII que está ubicado en las laderas del barranco de Dolores, en Santa Cruz de La Palma y la casa familiar de D Elías Santos Abreu, amigo de Leocricia.

E invita a Luis Morera, polifacético creador a participar en la película con su famosa composición a “La Quinta Verde” un poema que canta al amor, a la vida, a los sueños posibles y al Universo… Y escuchamos: Cada mañana veo el sol/y siento ganas de vivir/es tan perfecto tu camino/que estabiliza mi existencia...

Por fin Ginés Lao tiene el relato. Los seres y las cosas comienzan a desfilar ante sus ojos. Y pone en marcha el argumento, la ambientación y la atmósfera cinematográfica. El papel de Leocricia Pestana Fierro lo interpreta de una forma magnífica, la actriz de ARTEnaciente Carmen Rosa Mendoza Concepción, fotógrafa ocasional, más conocida por Tata.

Planos que nos acercan a una película en blanco y negro de finales del diecinueve y el plano actual donde unos jóvenes interpretados por Valentina Rodríguez, Pablo y Lucas Hernández, Abian Lázaro Calero, Cira Rodríguez y Ayatimas Pérez, compañeros de un Instituto, comienzan a interesarse por la poesía de Leocricia con una admiración particular. A interesarse por la música y el misterio que envuelve a la Quinta Verde, todo un espectáculo para la imaginación.

Una película en el que el pasado y el presente se entremezclan en la cinta. Un presente en la que unos jóvenes viven las peripecias de la adolescencia y quizás, alguno de ellos, sin saberlo, podrá convertirse en la gran revelación. Una película en la que la historia y el mito se entremezclan con un efecto de lo que está más allá de la realidad, eso que podríamos llamar el efecto poético

Una especie de documental en la que todas las escenas están grabadas en plano de secuencia y “cámara en mano” tanto en interiores como en exteriores. Y como dato curioso, Ginés al igual que Alfred Hitchcock aparece como actor en la trama de la película.

Rodada en San Andrés y Sauces, en Puntallana y en el teatrino de los Sauces y en Santa Cruz de La Palma.  Participan también en el rodaje otros actores de ARTEnaciente como Cristina Rodríguez, Juan M. Lorenzo, Mercedes Martín, Pedro Herrera, y otros actores aficionados. También invita el director del film a personajes de la cultura palmera como el mencionado Luis Morera, la escritora Rosario Valcárcel, el historiador Víctor Hernández Correa o el investigador José Guillermo Rodríguez Escudero.

El crear un largometraje sin recursos económicos fue un proyecto tan ilusionante como utópico, pero los Ayuntamientos y gran parte de la población de San Andrés y Los Sauces, Puntallana y Santa Cruz de La Palma se involucran.

Y finalmente no es una película de Hollywood ni con efectos especiales, pero es una película digna, un referente para un público de cualquier edad que quiera conocer parte de la bonita isla de La Palma y la existencia de la poeta palmera Leocricia Pestana Fierro, una de las mujeres más insignes que ha dado La Palma, solidaria, caritativa, sonetista excepcional y célebre intelectual, injustamente olvidada.

Felicito a un hombre excepcional e infatigable: Ginés Lao Mendoza. Y a tod@s los que se han dejado la piel para sacar adelante el proyecto. Y dejo a los espectadores que cuando vean la película alcancen su sentimiento propio de esta historia, de esta entrañable película.

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

 

  • Escrito por Rosario Valcárcel
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 328

Parque Cultural Viera y Clavijo: un BIC monumento a la desidia

EL RINCÓN DEL BONZO

La capital tinerfeña sufre un abandono institucional demasiado flagrante, en algunos casos doloso, sobre el patrimonio histórico y cultural; así como una vergonzosa dejación de responsabilidades relacionadas con la protección y conservación del acervo ciudadano, cuyos monumentos, construcciones arquitectónicas con cierto valor artís-tico, fuentes desecadas y mobiliario urbano envejecido por falta de atención, se hallan en estado de escandalosa precariedad, amenazando ruina y pendientes de una rehabilitación que nunca llega con la reiterada excusa de la falta de dinero. Cuando la realidad apunta hacia la ineptitud de una gestión oficial apoyada en la ausencia de voluntad política para resolver problemas importantes.

Para mayor escarnio, este símbolo urbano, paradigma del desastre patrimonial, lleva el nombre del insigne erudito, escritor, poeta, botánico, historiador… que abandera el orgullo de la patria canaria. Personaje de referencia cultural para sus habitantes.

El Bien de Interés Cultural, declarado Monumento, Parque VIERA y CLAVIJO, antiguo colegio de La Asunción, construcción neogótica de 1900,  incluye una valiosa capilla, también clausurada, anexa al edificio principal; más un viejo teatro de posterior construcción: el PÉREZ MINIK, Conjunto inmobiliario que actualmente se halla en un grave estado de abandono progresivo, iniciado hace una década a partir del lamentable convenio de cesión temporal del Ayuntamiento en favor del Gobierno de Canarias para, según lo redactado en contrato, usufructo de las instalaciones con fines culturales y/o formativos, su mantenimiento y conservación, así como la rehabilitación parcial allá donde fuera necesaria.

La Consejería de Cultura ignoró el convenio; lo incumplió despectivamente e incurrió en un presunto delito de “expolio de patrimonio”, tipificado en el C P por la destrucción consentida de inmueble protegido y su demolición parcial activa, contraviniendo así espíritu y forma del compromiso de cesión, ante la pasividad y consentimiento del propietario arrendatario, lo que es decir, el propio Ayuntamiento capitalino.

Estamos ante un caso insólito que jamás se daría en cualquier otra ciudad normal. Inimaginable que tal despropósito sucediera, por ejemplo, en Las Palmas...  Allí se habría resuelto, seguro, apenas detectado.

Esta Asociación sin ánimo de lucro, fundada en 2011 para defensa reivindicativa de la rehabilitación de este entorno, consiguió detener el proceso de su destrucción con el apoyo masivo de los medios de comunicación y la presión popular ejercida sobre las autoridades. Es evidente que sin la aparición de este movimiento ciudadano, a estas alturas estaríamos hablando de un enclave arrasado, de 30.000 M2 en pleno centro urbano que, durante el siglo pasado, fue emblema y motivo de orgullo para la capital. De momento se ha salvado a base de pequeños detalles forzosos y forzados, como el acondicionamiento de los jardines, la restauración de la escultura de Joan Miró la “Femme bouteille”, o el parque infantil habilitado dentro del recinto. Y lo más importante: se evitó la demolición del Pérez Minik, programada como amenaza por la consejera de turno, gracias a la intervención de la Fiscalía tras la denuncia preventiva presentada por esta Asociación.

Recientemente se ha conseguido eliminar la vergüenza publicitaria pintarrajeada en los muros de entrada. Algo es algo, pero insuficiente; pues siguen instalados cien metros de deteriorados grafitis jalonando el lateral en la C/ San Sebastián, poco adecuados al entorno y taxativamente prohibidos por la Ley Canaria de Protección del Patrimonio Histórico; que también afecta en el mismo sentido a las vallas móviles publicitarias en la entrada principal, propiedad y responsabilidad del Ayuntamiento, que no solo atentan contra la citada Ley, sino que también contravienen la Ordenanza Municipal de Paisaje Urbano, que las prohíbe con la misma firmeza. Resulta grotesco que la misma alcaldía incumpla su propia ordenanza con este mal ejemplo para una población indignada por la falta de respeto y menosprecio que significa hacia los derechos e intereses ciudadanos que, en teoría, debieran ser defendidos y protegidos por quienes están infringiendo sus propias normas.

Judicializadas estas reivindicaciones bajo los auspicios de la Asociación, incluida la repetida denuncia por el desafuero patrimonial ante el ministerio de Cultura, tras años de paciencia seguimos esperando respuestas válidas ante la exigencia de respon-sabilidades y alguna reacción a la proposición de soluciones para este ya endémico problema, impropio de un estado de derecho y motivo de agravio para la dignidad del pueblo chicharrero.
www.elrincondelbonzo.blogspot.com

Carlos Castañosa. Secretario de la Asociación VIERA Y CLAVIJO

  • Escrito por Carlos Castañosa
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 367

Las hermanas Brönte y Sylvia Plath: tumbas en Yorkshire

Fue precisamente tras Halloween cuando recibimos la invitación para un viaje a Inglaterra. Visitamos Manchester, Liverpool, Leeds y Birmigham; en estas dos últimas universidades presentamos la traducción al inglés de Las espiritistas de Telde ante alumnos del Instituto Cervantes. En pleno otoño, ya se contemplaba alguna lengua de nieve en nuestro camino a Yorkshire occidental, pues Rosario y yo marchábamos hacia Haworth, el lugar donde reposan los huesos de las hermanas Brönte, las de Cumbres Borrascosas, Jane Eyre y otros importantes títulos. “Muy cerca de aquí, en Heptonstall, está la tumba de otra mujer de gran vigor literario y poca suerte, Sylvia Plath”, nos dijo nuestra anfitriona, la poeta Yolanda Soler, medio santanderina y medio canaria, cuando desde el tren observábamos los páramos, los espacios yermos de uno de los paisajes más importantes de la creación literaria en lengua inglesa. Mujer profundamente inquieta, después de sus etapas en Chile, Mánchester y Varsovia, Yolanda ahora es residente en Marrakech cerca del gran Juan Goytisolo.

Atravesando este paisaje se daba uno cuenta de estar ante una naturaleza potente y sombría, donde los libros cuentan que se acumularon sucesos terribles. Por una parte, los rigores del clima, el frío y el viento, el aguanieve que nos recibía. Y además tratábamos de escudriñar esos espacios atávicos, con pequeñas elevaciones, pantanos y granjas abandonadas, simples ruinas seguramente contemporáneas de los personajes que viven en las páginas de Cumbres Borrascosas, esa historia en la que las pasiones más elementales se desatan.

Los viajes son el mejor antídoto contra los nacionalismos de vía estrecha, y a fe que los canarios han sido un pueblo viajero, precisamente a través de las hambrunas y las guerras que les obligaron a emigrar. Por nuestro propio carácter, somos producto de un intenso mestizaje que nos ha hecho tolerantes y con tendencia cosmopolita. Además, con los británicos hemos tenido unas relaciones muy especiales, podemos decir que ellos fueron los primeros que construyeron nuestra modernidad. En nuestro periplo Haworth era un escenario perfecto: la niebla, la llovizna, la sensación de frío en el cementerio junto a la iglesia, las tumbas medio abandonadas, un bed and breakfast en el lateral. Y enfrente está la casona parroquial que hoy es un museo donde se exponen objetos personales de las hermanas, que ocuparon este espacio ya que su padre era pastor anglicano. En vano el párroco actual sigue reclamando ayuda para rehabilitar la iglesia donde reposan las escritoras, es un centro de peregrinación de los lectores pero debe ser que la crisis llega a todas partes y el dinero siempre falta para los cometidos de índole cultural. Y recordando las páginas de la novela, rememoramos los amores desesperados, las ofensas y las venganzas, las casas y los prados repletos de fantasmas, el amor y la muerte, la desesperación de sabernos mortales con la imperiosa necesidad de creer que hay algún tipo de vida en el más allá.

No pudimos hurtarnos al drama de Sylvia Plath, la poeta norteamericana que solo vivió 31 años marcados por la depresión y la desgracia, y que acabó suicidándose con gas en la cocina de su casa después de dar el desayuno a sus niños. Cómo no rememorar ese poema dedicado al padre, que comienza así: ”Ya no, ya no / ya no me sirves, zapato negro, / en el cual he vivido como un pie / durante treinta años, pobre y blanca, / sin atreverme apenas a respirar o hacer / achís. / Papi: he tenido que matarte. / Te moriste antes de que me diera tiempo… / Pesado como el mármol, bolsa llena de Dios…”

En aquel viaje nos internamos en el puerto de Liverpool, buscando alguna reminiscencia del célebre poema de José María Millares, que, escrito en 1949, conserva toda su fuerza. A fe que hoy el puerto de la hermosa ciudad de los Beatles es un espacio tecnológico limpio y funcional, en el que no cabe adivinar el ambiente de lucha obrera, opresión y miseria que nos describe el gran poeta canario. Pero aquel fue nuestro pequeño homenaje, el de recorrer un lugar que ya quedó mágicamente fijado en las letras insulares, y que ha sido reconocido con los galardones póstumos que recibió el poeta. José María es el autor que fue inicialmente incomprendido por sus coetáneos, y que recibió el Premio Canarias a una edad muy avanzada, tras muchas intentonas y casi a las puertas del sepulcro, casi in articulo mortis. Escuchemos su voz: Y sobre el último dolor de la tierra, / y sobre el último dolor de mis manos, tanteando el duro cemento de / una puerta vacía, / y sobre la última agonía de las aguas está flotando mi corazón, señores, mi corazón. / Por favor, abridme paso, dejadme cruzar este túnel de plomo, / que quiero ser el primero en llegar con mi sangre a los muelles de / Liverpool.   

Tras los divertimentos del verano y antes de que nos posea la fiebre consumista de Navidad, esa borrachera de euforia y conmemoraciones familiares no siempre apetecibles, Noviembre nos trae un espacio de reflexión sobre la vida y el más allá. Precisamente ahora que tanto se habla del derecho a una buena muerte, el firme deseo que algunas personas tienen a que no se prolongue artificialmente sus vidas, la aspiración a una eutanasia que va abriéndose paso por ahora solo en unos pocos países. Todo lo nuevo cuesta, de la misma forma que se abrió paso el matrimonio entre personas del mismo sexo y de la misma forma que tarde o temprano se abrirá paso la legalización de la marihuana. Si hemos de entender la muerte como un tránsito normal de la vida, un epílogo que por igual les llega a todos los seres vivos, tengamos o no ideas religiosas que nos reconforten ante el tránsito, todos aspiramos a una salida digna de este mundo con compasión y sin dolor ni crueldad hospitalaria ni sufrimiento. Fue algo que no logró tener Sylvia Plath, esa mujer profundamente dolorida que ya nos anticipó su mundo convulso en aquel poema titulado Últimas palabras: No quiero una caja sencilla, quiero un / sarcófago / de atigradas listas y un rostro pintado, / redondo / como la luna, que mire, quiero / estar mirándolo cuando lleguen…” 

Las hermanas Bönte y Sylvia fueron mujeres de trágico destino, desaparecidas precozmente por enfermedades del cuerpo y de la mente. Sus novelas y sus poemas son de lectura obligatoria porque fueron mujeres que plantaron cara al mundo, lucharon por la dignidad de la mujer, inventaron una literatura más fresca y vital y precisamente por todo ello  más de una vez tuvieron que ocultarse tras seudónimos para eludir la censura de una sociedad victoriana, hipócrita y pacata como en realidad es toda la sociedad occidental.  

(Ilustración: Rosario Valcárcel y el autor, en el cementerio de Haworth)


Blog La Literatura y la Vida

  • Escrito por Luis León Barreto
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 377

Imbéciles antitaurinos

Aborrezco el mal trato animal, incluido (o sobre todo) el que se le inflige a los toros en la mal denominada “fiesta nacional” o corridas de toros, que por supuesto aboliría, pero se tendría que hacer de forma adecuada y racional, esto es, mediante el preceptivo debate en la sociedad y que ésta decida en referéndum, o mediante una ILP (Iniciativa Legislativa Popular) debatida y votada en el Parlamento, o a instancia de éste que como legitimo representante del pueblo español puede adoptar tal decisión.

  • Escrito por Antonio Aguado Suárez
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 424

Los eufemismos gloriosos

Decían los libros de texto que servían de un curso para otro, de los de la primera mitad del franquismo, que el hidalgo y glorioso conquistador español que partió a descubrir pueblos salvajes para incorporarlos a la Corona de Castilla, jamás tuvo reparo en mezclar su raza y regalar su conocimiento del Dios auténtico y verdadero.

Desprovista del eufemismo patrio, la enseñanza se resumiría en que nuestros gallardos conquistadores no tuvieron reparos en violar a las nativas, aunque ya no suene tan bien.

Por eso la patria, el orgullo de la supremacía de una raza sobre otra, el derecho de pernada y la esquilmación de los recursos naturales, han de ir acompañados de una mínima cantidad de metáforas, de eufemismos capaces de vestir con sedas la realidad. Incluso nuestros valientes conquistadores, los que luego cambiaron oro por baratijas, portaban un ADN que no superaría la prueba del algodón, pues las sucesivas invasiones de normandos, romanos, galos y magrebíes fueron el crisol de nuestra raza ahora tornada en invasora, fruto de la grandeza de quienes nos invadieron, también con el eufemismo suficiente para que no se notase que violaban a nuestras nativas ibéricas. Catalanes, vascos gallegos, andaluces, casetellanos... ahí quedaron los posos en el crisol donde se fundieron otras razas.

Y es que el cuento apenas ha cambiado y la historia se repite sin parar, apenas cambian las metáforas. Ahora las "armas de destrucción masiva", "el respeto a los derechos humanos" y "el restablecimiento de la democracia" son, entre otras, las majestuosas y grandilocuentes locuciones adverbiales con las que justificamos las matanzas, la esquilmación de los recursos y la violaciones de las nativas. La historia, insisto, es la del niño maltratado que se vuelve maltratador cuando llega a adulto.

Sólo cambian las metáforas porque, incluso, hoy nos estamos auto invadiendo, esquilmando nuestros propios recursos y hasta violando nuestras propias nativas. Las metáforas ahora dicen "todo por España", "evitar el totalitarismo populista de Podemos", "salvar nuestra economía"... y nos siguen cambiando nuestra sangre, nuestro sudor y nuestro futuro por baratijas. Las metáforas, en las dosis precisas, sobre todo los eufemismos inmisericordes, terminan transformando la infame realidad en un himno glorioso y triunfal.

No sé si este 12 de octubre seguimos teniendo algo que celebrar o sólo un enorme motivo para no parar de pedir perdón, por lo que hicieron a latinoamética nuestros invasores, hijos de una raza que también fue invadida y esquilmada. Como lo estamos siendo ahora mismo los que sobrevivimos al siglo XX, con invasiones dirigidas por videoconferencia desde despachos de transnacionales, pero con el mismo resultado y sus eufemismos adaptados. 

Intento buscar un fruto sano, una flor en medio de este inmenso estercolero de eso que llamamos la historia de la conquista de América y me llega el recuerdo de la belleza del primer cuento que leí de Juan Carlos Onetti. Con el temor de ser un asesino que aún no ha matado se me escapó una lágrima. Pero no se lo cuenten a nadie: los hombres no lloramos.

  • Escrito por Álvaro Felipe
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 515