Advertisement
 

| DESARROLLO | MEDIO AMBIENTE | SALUD | POLITICA | ENERGÍA | EDUCACIÓN | POLÍTICA SOCIAL | CULTURA | MEDIOS |
 

Inicio arrow ENERGÍA arrow Un gas que apesta
Un gas que apesta Imprimir E-Mail
miércoles, 21 de enero de 2009

Antonio Morales Méndez, alcalde de Agüimes.-

ImageEn los últimos días se han venido sucediendo en torno al gas un cúmulo de sucesos a nivel internacional, nacional y local que vienen a corroborar la tesis que venimos defendiendo, desde hace meses y meses, de que este combustible fósil y por tanto altamente contaminante al liberar gran cantidad de metano en todo su proceso de extracción, traslado y utilización, no supone una alternativa válida para Canarias sino mas bien todo lo contrario: agudiza nuestra dependencia.

Permítanme que repase con ustedes lo que esta sucediendo alrededor del gas y las consecuencias que tiene para nuestra tierra, ya que todo parece precipitarse al hilo de lo que venimos denunciando.

Sin que los medios de comunicación locales se hayan hecho eco de ello - en realidad a nivel del conjunto del Estado los medios han pasado de refilón –desde el pasado día 23 de diciembre de 2008 se ha confirmado algo de lo que he escrito  hasta la saciedad, advirtiendo del peligro de la creación  de un cártel del gas de carácter internacional en estos momentos de declive y escasez de los combustibles fósiles. Desde la fecha señalada, el Foro de los Países Exportadores de Gas (FPEG) se ha convertido en una auténtica “OPEP del gas”, en una organización internacional permanente con sede en Doha, capital del emirato árabe de Qatar, creada, con su comité ejecutivo y secretaría, para coordinar la extracción, el transporte y la venta del carburante.

Compuesta por 12 países, sólo cinco de ellos -Irán, Argelia, Venezuela, Qatar y Rusia- controlan dos tercios de las reservas mundiales y más del 42% de la producción total de gas en el mundo. Sin duda un instrumento de control de suministros y precios que pondrá en jaque, en no pocas ocasiones, a los habitantes de este planeta y a sus gobiernos.

Vladimir Putin, que en el acto de constitución de esta OPEP advirtió que la “era del gas barato” está llegando a su fin, se encargó de reafirmarlo días más tarde chantajeando a Europa al cortar el suministro de un combustible que compra a 65 dólares en Asia central para revenderlo a continuación a 300 ó 400 dólares. Con el conflicto de Ucrania como fondo, Putin ha utilizado el brazo armado de Gazprom para escenificar ante Europa que tiene la sartén por el mango y no ha dudado para ello en poner contra las cuerdas a 16 países del viejo continente. Ha dejado absolutamente claro su inmenso poder al controlar el suministro del gas de más de un 90% del territorio, ante la perplejidad de una Unión Europea que cada vez que se enfrenta a un conflicto de estas características amaga con cumbres y reuniones sin sentido, dado que hasta ahora ha sido absolutamente incapaz de buscar una alternativa a esta peligrosísima dependencia. Hemos asistido, por tanto, a una contundente guerra fría relámpago para demostrar el autentico poderío ruso, que sigue afianzando con el soborno y la corrupción, como asegura Transparencia Internacional en su último informe: “las empresas rusas del petróleo y el gas sobornan con frecuencia a políticos de alto nivel y partidos políticos”

En España, que depende fundamentalmente de Argelia para el suministro interior -lo que no deja de ser igual de peligroso al estar en manos de una dictadura con la continua espada de Damocles del integrismo islamista encima de sus cabezas- también se mueven fichas que afectan directamente a Canarias y al intento absurdo de implantar el gas en estas islas. Así, Acciona negocia a marchas forzadas en estos momentos la venta a la italiana ENEL, de propiedad estatal, de la mayoría de las acciones de Endesa, lo que permitiría a la energética italiana controlar a esta empresa española. Paradójicamente, España privatizó Endesa, de propiedad pública, para someterla al libre mercado, en época de Aznar y ahora, después de que alguien se apunte unas plusvalías multimillonarias (12.000 millones de euros), Endesa vuelve a ser propiedad pública, pero de un país extranjero.

Todo esto, sin duda, también acarreará consecuencias para Canarias. El monopolio Endesa-Unelco y por lo tanto el suministro energético de esta Comunidad atlántica pasaría a estar controlado por el Gobierno de Berlusconi.
    
Aquí en Canarias ya empiezan a notarse movimientos precipitados en torno a la implantación del gas (de los que previsiblemente Gazprom y Rusia no quieran quedarse al margen) que generarán enormes tensiones en los próximos meses. No olviden el intento de Gazpron de comprar a la Unión Deportiva Las Palmas y la mediación de dos hermanísimos de la política regional para intentar conseguir que el suministro de las futuras plantas canarias se hiciera desde Rusia y no desde Argelia.

En una política de yo me lo guiso, yo me lo como, Gascan ha adjudicado la construcción de las plantas de gas de Gran Canaria y Tenerife a su socio mayoritario, a la propia Acciona ¿Qué sentido tiene pues, la permanencia del capital canario en Gascan?: ninguno.

En las próximas semanas asistiremos al abandono de Gascan del empresariado autóctono, aquellos que entraron a dedo en este proyecto de la mano de José Carlos Mauricio, y ésta quedará en un 90% en manos de Endesa-Acciona primero y mas tarde Endesa-ENEL- Estado italiano.

Por otra parte el Cabildo, más bien su área de Política Territorial, insiste en poner en marcha el proyecto formal de aprobación del Plan Territorial de Hidrocarburos que parece contemplar varias opciones para instalar el gas en Gran Canaria: Las Palmas, Salinetas, Arinaga, Juan Grande…, en este último caso, alternativa por la que parecen decantarse, en tierra o en la orilla del mar, en una islita a 1´5 Km. de la costa.

Este plan va a tener una contestación interna en la Corporación Insular por parte de Nueva Canarias y externa por parte de la Comarca del Sureste y los vecinos y el Ayuntamiento de San Bartolomé. ¿Está dispuesto el PSOE, por seguir el capricho del gobierno canario, a soportar una crisis en las dos instituciones y con la ciudadanía por el capricho de introducir aquí un combustible escaso, inseguro y contaminante?

¿No es el momento de apostar por la modificación de un PECAN totalmente obsoleto y trabajar sin denuedo por la investigación y la implantación de las energías renovables?

Sin duda nos esperan unos meses intensos y de singular trascendencia para el futuro energético de Canarias. No podemos permanecer cruzados de brazos.
       

Antonio Morales Méndez, alcalde de Agüimes

 
< Anterior   Siguiente >
 
R. San Borondón
Programación
Frecuencias
Emisión por Internet
Fonoteca
Sala S. Borondón
Actividades
Cinemateca
Programación
Publicidad
Humor
LA VIÑETA LA VIÑETA
NOTICIAS Sin Confirmar
Encuestas
¿Qué opinas sobre la designación de Miguel Zerolo como Senador Autonómico?
 
Lo más leído
SERVICIO RSS