Advertisement
 

| DESARROLLO | MEDIO AMBIENTE | SALUD | POLITICA | ENERGÍA | EDUCACIÓN | POLÍTICA SOCIAL | CULTURA | MEDIOS |
 
Inicio arrow MEDIOS arrow Reflexión abierta sobre el cumpleaños de la Constitución
Reflexión abierta sobre el cumpleaños de la Constitución Imprimir E-Mail
viernes, 12 de diciembre de 2008

ImageJuan Manuel Fernández del Torco Alonso, Presidente del Centro Independiente de Canarias (CiCan).-

Cuando en la vida de cualquier ser, ente o norma se da un ejercicio continuado de treinta años, se genera en su favor el derecho a una jubilación digna, que en el caso del Texto Constitucional sería  ocupar un lugar en el desván de la historia, y a estos parecen avocar los hechos que están aconteciendo en el momento actual, donde hemos leído huecos discursos en pro de una modificación constitucional.

Sin embargo la realidad es otra, la sociedad de  esta primera década del siglo XXI tiene una configuración heterogénea, en lo político, en lo social y en lo cultural, por lo que una mera novación del texto constitucional sólo constituiría un parcial parcheo, y la situación actual en la que surgen de nuevos fantasmas del pasado, exige y demanda una solución real y adecuada para el presente siglo.

La indeterminación calculada por la ambigüedad calculada del texto del 78, fue válido indiscutiblemente para salir de un momento de transición, pero en la sociedad de hoy hay problemas actuales que requieren valentía y determinación clara en su definición.

Pues para la generación, la puramente constitucional y sus inmediatos seguidores hablar del franquismo y la transición sólo constituye lecciones de historia, pero no vivencias reales, y no entienden el empleo de conceptos  multívocos en orden a la definición institucional.

Por ello en el orden de lo político se tiene que afrontar un desarrollo adecuado para el autogobierno de las Comunidades, no cabe entender, ni interpretar el titulo VIII de la Constitución con un doble prisma, según el territorio haya ostentado o no derechos históricos.

El modelo territorial del Estado exige que su definición se haga sobre la base de una  configuración real y Federal de éste y no de mero regionalismo como se ha pretendido hacer, ya que esta concepción no tiene encaje incluso ni en el actual artículo segundo de la Constitución.

Acoger  nuestra posición genera consecuencias inmediatas, y éstas son:

a)  Por un lado admitir o marginar de manera definitiva la elección democrática y directa de Institución de la Jefatura del Estado, pues en estos momentos sólo existe un reconocimiento y lealtad personal aquel que encarna su función.

b) En segundo lugar, configurar territorialmente el Senado, o proceder a su supresión si ello no fuera viable, pues esta segunda Cámara no ha actuado como Cámara Regional real durante los treinta años de existencia, su hacer o se ha reconducido a constituir una mera prolongación del  Congreso de Diputados o a ser un órgano de rechazo a la política del gobierno si la mayoría obtenida fuese de color distinto al de éste.

c) Igualmente es preciso que prime un sistema de representación parlamentaria verdaderamente democrático, donde no se vote a la partitocracía dominante del partido sino a sujetos individuales, por tanto consagrar el sistema de lista abierta.

d) No es válido mantener dudas sobre laicidad del Estado, y por tanto hay que dejar claro, sin anclajes en el pasado, ni reconocimiento del ayer, que el sentir religioso constituye un derecho personalísimo que se ha de desarrollar de la esfera intima de los individuos, lo que implica que las instituciones y sus representaciones han de estar alejadas de cualquier acto o manifestación de esta índole.

Sin embargo, la modificación también tiene que alcanzar el ámbito de lo doméstico, la Constitución tiene que reconocer, valorar y primar el hecho insular, a imagen y semejanza de la Unión Europea, ya que las islas son algo más que una mera ubicación geográfica.

Canarias hay que entenderla en su justa dimensión, y no olvidar que el hecho insular no sólo es un concepto indeterminado sino indeterminable, porque obedece a una realidad situacional geopolítica y estratégica que no puede pasar, ni debe pasar inadvertida.

Por tanto, cuando responsables políticos sólo hablan de una mera modificación constitucional, nos sorprenden e incluso nos indigna, ya que su deber es ser realista, y atendida la situación actual Centro Independiente de Canarias (CiCan) considera llegado el momento de que se afronte la redacción de un nuevo texto constitucional válido para afrontar la realidad social y política del siglo XXI.

Juan Manuel Fernández del Torco Alonso, Presidente del Centro Independiente de Canarias (CiCan)

 
< Anterior   Siguiente >
 
R. San Borondón
Programación
Frecuencias
Emisión por Internet
Fonoteca
Sala S. Borondón
Actividades
Cinemateca
Programación
Publicidad
Humor
LA VIÑETA LA VIÑETA
NOTICIAS Sin Confirmar
Encuestas
¿Qué opinas sobre la designación de Miguel Zerolo como Senador Autonómico?
 
Lo más leído
SERVICIO RSS