Advertisement
 

| DESARROLLO | MEDIO AMBIENTE | SALUD | POLITICA | ENERGÍA | EDUCACIÓN | POLÍTICA SOCIAL | CULTURA | MEDIOS |
 
Inicio arrow Voz del Pueblo arrow Desarrollo arrow ¿Qué podemos hacer ante la crisis energética?
¿Qué podemos hacer ante la crisis energética? Imprimir E-Mail
lunes, 29 de enero de 2007

Cuando se plantea la proximidad de una crisis energética, la opinión generalizada es negarla, o que las petroleras tienen alguna patente que utilizarán a medida del agotamiento de los combustibles, o tecnológicamente se encontrará algo, ….., ante estas respuestas, solo puedo pensar que vivimos en una sociedad adicta al petróleo. Y por ello me sirve el siguiente símil “Un alcohólico será percibido como tal por mucha gente, pero durante mucho tiempo negará su problema. No será capaz de solucionarlo hasta reconocer su adicción. A partir de ese momento, puede que se cure, antes, será imposible.

Con el agotamiento de los combustibles fósiles y sus previsibles consecuencias, después de décadas de abundancia, lo primero que tendríamos que reconocer, es que tenemos un serio problema.

A partir de ahí, intentar buscar soluciones o amortiguadores que suavicen los efectos:

  • El sentido común nos dice que hay que suprimir los despilfarros energéticos.

  • No bastará solo con eso. Los niveles actuales de consumos energéticos, parecen improbables de mantener, por lo que habría que consensuar, entre todos los sectores (empresarios, consumidores, trabajadores, administración, ..) en donde podemos reducir la demanda energética. Es indudable que la eficiencia energética puede colaborar en la reducción, pero la realidad nos dice que los consumos per cápita aumentan año tras año, a pesar de tener coches, maquinaria y electrodomésticos cada vez más eficientes. Es necesario buscar mecanismos que incentiven el ahorro y graven los despilfarros, como los sistemas de asignación de recursos que tomen una base fijando la demanda total, con objetivos menguantes año tras año.

  • En Canarias la producción y distribución del agua es altamente dependiente del petróleo, por tanto parece urgente evitar despilfarros y establecer criterios de racionalidad en el destino de de la misma.

  • Generalizar el uso de las energías renovables se hace imprescindible en Canarias. Es cierto que solo dan electricidad en un mudo que demanda mucha energía no eléctrica, por lo cual no resolverán todo el problema, pero el uso de la energía eólica y fotovoltaica debe convertirse en una prioridad en las agendas de políticos, empresarios e inversores. Pero no debemos convertirlo en un placebo y creer que sustituirán la oferta energética actual producida con combustibles fósiles.

  • Canarias importa la mayoría de los alimentos que se consumen, por tanto, parece de imperiosa necesidad preservar el suelo agrícola. No podemos continuar urbanizando nuestras mejores fincas, imposibilitando alimentar las generaciones futuras.

  • La Aplanificación urbanística debe incorporar el cenit de los combustibles fósiles a los diseños de nuestras ciudades y pueblos. Al mismo tiempo, todas aquellas decisiones que trasciendan de la inmediatez y supongan fuertes inversiones públicas, deben incorporar a su toma de decisiones la variable “el petróleo, mas temprano que tarde, se agotará”.

  • Canarias es una de las zonas más vulnerables para la futura crisis energética, sin embargo, no es un problema exclusivo de este Archipiélago. Es un problema a nivel mundial que requiere un Pacto a nivel internacional, en está línea nos podemos encontrar con el Protocolo de Riminni o Protocolo de Upsala, que aboga por una Tratado, donde los países con mayores niveles de consumo, decidan reducir voluntariamente sus demandas del petróleo y permitan incrementar el niveles de vida de los países más pobres. Obviamente se requiere un acuerdo global, porque de nada serviría un país ahorrador, mientras otro despilfarra.

Y si nos estuviéramos equivocando y en realidad no se produjera la crisis energética prevista, ¿es racional llevar a cabo las medidas anteriormente expuestas? En ese caso, esas medidas van a contribuir para prepararnos ante el agotamiento del resto de recursos naturales. Y en caso que realmente se produjera la crisis energética, estaríamos en mejor disposición de afrontarla.

La tarea que se avecina es de tal complejidad y envergadura, que nos plantea un reto sin precedentes, requiriendo mucho ingenio y esfuerzo. Ahora más que nunca debemos utilizar la “inteligencia humana”.

 

(*) Economista y socio de Canarias ante la Crisis Energética.

 

 
< Anterior   Siguiente >
 
R. San Borondón
Programación
Frecuencias
Emisión por Internet
Fonoteca
Sala S. Borondón
Actividades
Cinemateca
Programación
Publicidad
Humor
LA VIÑETA LA VIÑETA
NOTICIAS Sin Confirmar
Encuestas
¿Qué opinas sobre la designación de Miguel Zerolo como Senador Autonómico?
 
Lo más leído
SERVICIO RSS