Advertisement
 

| DESARROLLO | MEDIO AMBIENTE | SALUD | POLITICA | ENERGÍA | EDUCACIÓN | POLÍTICA SOCIAL | CULTURA | MEDIOS |
 
Inicio arrow Noticias arrow Sociedad arrow Un detective canario acusa al consulado español en Colombia de haberle dejado en la indigencia
Un detective canario acusa al consulado español en Colombia de haberle dejado en la indigencia Imprimir E-Mail
miércoles, 18 de julio de 2012

El Supremo rechaza la petición del investigador para ser indemnizado con un millón de euros

Noé Ramón

Un detective que reside en Las Palmas de Gran Canaria ha demandado al Ministerio de Asuntos Exteriores al considerar que el Consulado español en Cartagena de Indias no lo atendió de forma correcta cuando sufrió un robo durante su viaje a Colombia donde estaba realizando una investigación. Esta supuesta dejación de funciones por parte del organismo consular dio lugar, según denunció ante el Tribunal Supremo (TS) que acabara en la indigencia más absoluta y por lo tanto reclama que se le indemnice con un millón de euros.

El TS sin embargo llega a dudar de la estabilidad mental de este detective y por esa y otras razones ha rechazado su petición.

El investigador de 60 años posee su propia página web rafaelsanchezarmas.com y relató en la demanda que el 1 de mayo de 2009 fue objeto del robo de su pasaporte y dinero en una estación de transportes. Al llegar a la localidad de Barranquilla se puso en contacto con el Consulado donde narró su situación y rellenó varios formularios. Sin embargo, el problema surgió cuando le pidieron un teléfono o una dirección para notificarle la resolución de su solicitud pese a insistir en que no tenía dinero, ni familiares, ni amigos, ni hospedaje y que por ello pedía que le adelantaran de manera extraordinaria dinero para poder comer y comprar un billete de regreso a España o para que le repatriara. Según relata permaneció en la más absoluta indigencia viviendo en una plaza, padeciendo deshidratación por lo que tuvo que ser atendido médicamente. Tras recibir el alta y gracias a una enfermera que se compadeció de su situación, pudo dormir esa noche en su casa, comer, bañarse y lavar su ropa.    

Al día siguiente volvió a residir en la calle e incluso los medios de comunicación locales se llegaron a hacer eco de su desesperada situación hasta el punto de que el Defensor del Pueblo Regional de Bolívar pidió al Ministerio de Relaciones Exteriores refugio para el demandante a la vista de su situación de abandono. Finalmente consiguió residir en un asilo donde permaneció por espacio de un mes aunque tuvo que abandonar este lugar tras fallecer su compañero de habitación por una infección respiratoria. A partir de aquí el detective optó por dirigirse a pié a Bogotá de manera que no resulta extraño que durante este periplo tuviese que ser atendido por desnutrición. En esta ciudad también puso en conocimiento su lamentable situación ante el Consulado y señala que no le quedó más remedio que dormir en el aeropuerto, volvió a ser hospitalizado y una vez que fue dado de alta trabajó en un albergue a cambio de comida y alojamiento. Pese a rogar ante el  Órgano de Control Migratorio de Colombia que le deportaran a Canarias confiesa que fue tratado como "un delincuente" y me llegaron a prohibir la entrada en el país durante tres años". Por todo ello, recurrió a los tribunales al considerarse víctima de un funcionamiento anormal de la Administración lo que le causó daño moral y de todo tipo. El triste periplo del detective tuvo como final su repatriación a España el 23 de agosto del año 2009 y su llegada a Canarias el 16 de septiembre siguiente. Sin embargo, lo cierto es que a partir de entonces siguió viviendo en la indigencia por lo que también reclama una indemnización.

El Abogado del Estado sostuvo que el detective se negó a rellenar los formularios por lo que no se le pudo repatriar, entregar cantidad de dinero alguna o contactar con sus familiares en España. "Su relato es confuso y su reclamación se plantea en unas bases poco claras. La forma de proceder del demandante fue extraña, como también las incidencias que relata", indicó el representante legal del Estado. El Supremo rechaza su petición al considerar que "sobre los datos personales y profesionales" del demandante "nada se sabe, lo que tiene relevancia pues hay una manifiesta desproporción entre ese mal funcionamiento de la Administración que alega y haber estado hasta el 19 de septiembre de 2009 en la indigencia".

El Supremo resalta las contradicciones en las que incurrió el detective ya que decía vivir en Mataró pero que residía en Canarias. También alegó que estaba separado o divorciado pero luego declaró que su estado civil era de unión libre. "Se ignora a qué se dedica como detective, qué es esa Agenciabk a la que alude en su web, cuál es la razón de su viaje a Colombia, como llegó, con qué medios, dónde estuvo viviendo, qué relaciones tuvo en Colombia en los meses previos y se negó a a facilitar otros datos como cuales eran su medios de vida en España, quiénes son sus familiares, círculo de amistades tanto en España como en Colombia, si tenía cuentas corrientes, tarjetas de crédito o bienes". En todos estos casos el demandante alegó que se trataba de cuestiones de vida privada o que no tenía nadie a quien llamar excepto al Delegado del Gobierno en Canarias o al alcalde de Las Palmas de Gran Canaria. En el informe elaborado por el Consulado se sugiere una posible inestabilidad mental y por todo ello el Supremo concluye que no hubo un funcionamiento anormal de la Administración sino "una conducta anómala e inexplicable del demandante. Lo extraño de esa conducta en general, la opacidad que rodea a las circunstancias del demandante y lo ilógico y desproporcionado de las consecuencias", dan lugar a que el TS rechace su petición.
 
< Anterior   Siguiente >
 
R. San Borondón
Programación
Frecuencias
Emisión por Internet
Fonoteca
Sala S. Borondón
Actividades
Cinemateca
Programación
Publicidad
Humor
LA VIÑETA LA VIÑETA
NOTICIAS Sin Confirmar
Encuestas
¿Qué opinas sobre la designación de Miguel Zerolo como Senador Autonómico?
 
Lo más leído
SERVICIO RSS