Advertisement
 

| DESARROLLO | MEDIO AMBIENTE | SALUD | POLITICA | ENERGÍA | EDUCACIÓN | POLÍTICA SOCIAL | CULTURA | MEDIOS |
 
Inicio arrow Voz del Pueblo arrow Política arrow Un prevaricador y mentiroso compulsivo en la Alcaldía
Un prevaricador y mentiroso compulsivo en la Alcaldía Imprimir E-Mail
viernes, 13 de julio de 2012

Blanca Hari

ImageBerto se apoyó en sus enchufes para fundir a Miguel Delgado y a cualquier oponente político, así como para conseguir las primeras mayorías políticas de Arona en décadas.

La “apuesta decidida” de José Berto González Reverón (CC) por el enchufismo y por la eterna gratitud electoral que suelen tener los enchufados y sus parientes más cercanos fue precisamente una de las armas que más fuerza le dio cuando se batió en duelo contra Miguel Delgado, su ex amigo mentor político, para hacerse con su puesto de candidato a la alcaldía de Arona. Eso, las asociaciones vecinales y de mayores que movilizó en contra de Miguel y su consigna de que estaba destrozando Arona con sus escándalos de corrupción (jaaaajajajajjajaja, si es que es para tronchaaaarse  con los colmos paradójicos de la vida: 10 años después el corrupto sentenciado es él, y cuando las asociaciones se viran en su contra, interpreta el papel de víctima de una persecución política  :lol: ).

Berto, el alcalde condenado a 4’5 años de inhabilitación que no quiere dimitir porque considera una nimiedad ser castigado penalmente por dos simples enchufitos de personal, gestionaba las áreas con mayor volumen de personal del Ayuntamiento. Y se encargó de que el mogollón de personal que contrató le guardara fidelidad a él, no al alcalde Miguel ni a ATI-MEI-ICAN (CC), partido al que, por ciertooo, no se afilió hasta que se postuló como candidato, ya que era concejal free lance de ese partido (sin afiliación al mismo). Ni digamos lo de guardarse la gratitud para el pueblo aronero -en realidad quien paga el sueldo a los enchufados-.

Eso sí, en su primeras elecciones como candidato de CC, allá por 2003, solo consiguió 7 ediles, los mismos que su antecesor Miguel Delgado en los anteriores comicios de 1999 y los mismos que la oposición socialista de Paco Santamaría, pero encima, con menos votos que estos últimos. Alcanzó la alcaldía, pero en pacto con CAN y PP (aunque le había jurado a Paco que pactaría con él, y jamás de los jamases con los partidos con los que acabó pactando -otro rejo de mentiroso crónico-. A todo eso, cuando Berto dice que Paco Santamaría le denunció y desató el Caso Arona 1 para vengarse de él, se refiere a esa traición. Jajaja, aquí el único que puede traicionar y vengarse es él, ya saben  ).

Frente a ese descalabro, se fijó como meta hacer toooodo lo posible por conseguir la mayoría para las siguientes elecciones. Al analizar los resultados electorales saltaba a la vista que su feudo de votos estaba en la medianía del municipio -qué casualidad, donde más gente había enchufado-colado-ayudado a entrar en su etapa de concejal-. Y saltaba a la vista también que no se comía ni un colín en núcleos como los costeros ni en segmentos sociales como el juvenil.

Adivinan qué se le ocurrió hacer para solucionar eso, ¿verdad? Bingooo, enchufar gente de toodo el municipio por todas las áreas y ramificaciones del consistorio aronero. O sea, apostó por intensificar y diversificar el enchufamiento.  Cómo no, cuidándose muy mucho de que l@s elegid@s para áreas clave por su potencial electoral barrieran para su partido bertista (tal ‘condición’ o aspiración existía también en su etapa de concejal, pero en su carrera por la mayoría absoluta como líder de CC tomó mucha más importancia). Los enchufados, sobre todo los que entraban con contratos temporales, que fueran buenos con el bertismo obtenían un montón de puntos extra en la carrera por la plaza fija.

En ese punto de 2003-2004 es donde se sitúan las dos contrataciones de la concejalía de Juventud que le han acabado costando una condena de inhabilitación a Berto el alcalde (por prevaricación continuada). Aunque como justo esas dos contrataciones tienen más miga de lo que parece (Eva Moscoso, recuerden, es asidua de las planchas electorales de Coalición Canaria), las abordo en exclusiva en otro post que, miren qué cosas, enlaza con el plan que urdió Bertito para defenestrar de la política a un enemigo íntimo suyo. ¿Se acuerdan de quién hablo? Que es que el alcalde prevaricador va de pobre víctima inocente e ingenua, y resulta que el taponazo judicial que se ha llevado tiene que ver con el uso que hizo de su cargo para machacar a un odiado ex compañero de piso de la Universidad (jajajajaj, si es que no le falta de nada al peliculón de Bertorrente).

Bueno, a lo que estaba, que me disperso y me estoy extendiendo ya más extenso de la cuenta: Nuestro nada ilustrísimo alcalde prevaricador se deschavetó completamente con su plan enchufador. Por muy amiga suya que fuera la jefa de Personal y Recursos Humanos, la famosa Carmen Teresa que tanto a contribuido a su condena en el Caso Enchufe, era imposible colar con disimulo la ingente cantidad de contratos públicos a dedo que ordenaba el recién estrenado alcalde.

Se lo advirtió de todas maneras (doy fe). Cuando vio que la cosa estaba totalmente desmadrada y que tenía demasiadas papeletas para pringar judicialmente, hasta se puso dura y empezó a emitir informes demoledores contra las contrataciones (como los que han acabado en la mesa de la magistrada del Caso Enchufe).

Pero como José Alberto González Reverón nunca se había electrocutado con los abundantes enchufes que había hecho como concejal ni conocía a nadie que lo hubieran condenado por eso, daba por hecho que nunca le pasaría nada. ¿Quién iba a denunciarle? ¿La oposición, arriesgándose a perder toda opción de voto entre los trabajadores aludidos y sus allegados?

Sin embargo, como de costumbre, a Bertorrente, ‘el brazo tonto de la Ley’, le fallaron los cálculos. En un plis plas empezaron a llover advertencias y denuncias de Función Pública (Gobierno de Canarias) contra las contrataciones a dedo que Berto estaba impulsando con total descaro en todo el Ayuntamiento (Intervención, Juventud, Participación Ciudadana…). Y también, como refleja en su sentencia la magistrada que lo ha condenado por enchufador, empezaron a caer sentencias anulando numerosas contrataciones y advirtiendo de que cabía reclamar responsabilidades penales por las irregularidades detectadas en los procesos selectivos y de contratación de empleados públicos.

Estamos hablando siempre, se entiende, de empleos fijos decididos a dedo. ¿Por el bien de los vecinos y de la Administración? Y una mieeerda. Anda que no nos quedan décadas que penar en Arona por el perfil de empleado público que nos ha endosado este condenado por corrupción que se niega a dimitir alegando que su sentencia es “injusta” y desproporcionada.

Mira que castigarle con cuatro años y medio de inhabilitación solo por prorrogar dos contratitos de nada… ¿¿Será cínico el tío?? Cuanto menos, mentiroso compulsivo. Y no renuncio a posibilidad de que se trate de algo más grave aún, de tintes psicopáticos.

Porque ir con ese cuento de pobre víctima de una conjura judicial contra él por una ñoñada laboral cuando cualquier aronero conoce a alguien que ha sido enchufado en el Ayuntamiento  por mano del Bertismo  .

Además, se esforzó especialmente en que quedara claro que quien contrataba era él, no el gobierno (pues estaba en pacto con CAN y PP) ni CC, porque también rivalizaba con la mayoría de los concejales de su partido, los cuales le habían venido heredados de la anterior etapa coalicionera con Miguel Delgado. Su autopromoción a base de favores fue tal que le permitió obtener mayoría absoluta a pesar de rivalizar con dos partidos que también estaban en el gobierno e intentaban usar su cargo para también promocionarse electoralmente y a pesar también de que estaba políticamente enemistado con cuatro de sus seis concejales de aquella etapa (a los cuales se cargó de la plancha de CC, claro).

El cuento de la Lechera enchufadora:
 
Lo del Caso Enchufe, hablando claro, es solo la historia de la lechera. Tanto fue el cántaro enchufador bertista a la fuente consistorial, que se acabó rompiendo en los tribunales. Y la magistrada que lo ha electrocutado judicialmente, como demuestra su sentencia, pilló al vuelo el descaradísimo cuento laboral de Berto…

Lo raro es que no le condenaran antes po eso… Pero si hasta la mismísima denuncia de Paco Santamaría y Felipe Campos que desencadenó en el Caso Arona 1 incluía la depuración de responsabilidades penales por cuatro sentencias que anularon contratos a dedo (y siempre, por cierto, los enchufes anulados por los tribunales se replanteaban en el Ayuntamiento reenchufándolos por métodos más pulidos -como ocurrió, por ejemplo, en el citado Caso Enchufe-). Es más, en esa querella le pincharon el teléfono por escándalos de corrupción urbanística, y lo que más saltaron fueron los fusibles legales de sus continuos enchufes de personal.

Como decía el otro día un amigo, ‘A Noe le va a hablar Berto de lluvia’.

Aunque no creo que haga falta porque la sentencia está muy bien fundamentada (creo que solo cojea en lo de Manolo Barrios, y no por culpa de la jueza), ¿a que algún Hari se anima a aportar pruebas de todo esto para requeteanimar el Caso Enchufe y ver  apurado al prevaricador y mentiroso Berto? Jeje,  .

To be continued… (si no saltan antes las penas de años de inhabilitación, multa y cárcel que reclama la Fiscalía contra Berto y contra la treintena de imputados en el Caso Arona 1, acusación que está a puntito de caramelooooo).
 
< Anterior   Siguiente >
 
R. San Borondón
Programación
Frecuencias
Emisión por Internet
Fonoteca
Sala S. Borondón
Actividades
Cinemateca
Programación
Publicidad
Humor
LA VIÑETA LA VIÑETA
NOTICIAS Sin Confirmar
Encuestas
¿Qué opinas sobre la designación de Miguel Zerolo como Senador Autonómico?
 
Lo más leído
SERVICIO RSS