Advertisement
 

| DESARROLLO | MEDIO AMBIENTE | SALUD | POLITICA | ENERGÍA | EDUCACIÓN | POLÍTICA SOCIAL | CULTURA | MEDIOS |
 
Inicio arrow Voz del Pueblo arrow Política arrow Ganar de mentiras, perder de verdad
Ganar de mentiras, perder de verdad Imprimir E-Mail
lunes, 02 de julio de 2012

Xavier Aparici Gisbert. Filósofo y Secretario de Redes Ciudadanas de Solidaridad.

La llamada “falsa conciencia” y la “alienación social” hacen referencia a un desconcertante fenómeno civilizatorio. Desde hace muchos siglos -al menos desde que las agrupaciones humanas se estratificaron y ganaron en número- los detentadores de los poderes institucionalizados, para mantener su estatus, no han dejado de convencer a los miembros de la base de la sociedad de la naturalidad de las jerarquías y de la conveniencia de subordinarse a ellas para congraciarse con las divinidades, cumplir con el destino del reino u honrar a la propia estirpe.

En muchas partes del mundo, los mitos sobre las naturalezas omnipotentes de los reyes, las capacidades trascendentales de los jerarcas sacerdotales y las condiciones extraordinarias de los jefes guerreros, han conformado las creencias y adiestrado las actitudes de las gentes desposeídas, hasta hoy mismo. Reforzándose en fastuosas representaciones, materializándose en espectaculares edificaciones y expresándose en magníficos monumentos, las élites de poder se han perpetuado sobre las cabezas de sus vasallos, manteniéndolos en la credulidad y el conformismo.

Sin embargo, los privilegios en los países de cultura occidental, particularmente a partir de la revolución de la modernidad “ilustrada”, han debido justificarse de modos más inmanentes: los derechos al poder de los de arriba ha habido que revalidarlos desde las sobrehumanas cualidades todopoderosas a las cuestiones más próximas de preparación especial, capacidad de liderazgo o pericia en conseguir logros. Excepción hecha del Jefe de Estado español y Generalísimo Francisco Franco, que, estando bien entrado el siglo XX, aún así, era “Caudillo” del país “por la gracia de Dios”.

Con todo, para adecuar las conciencias de la plebe a los intereses de los poderosos, para que se asuman como valores sociales las conveniencias de las élites, no todo han sido códices de leyes, libros sagrados y sesudos panegíricos, también ha habido -y mucho- fiestas y espectáculos “para todos”. La opresión y la explotación se hacen “necesarias” con argumentos de autoridad pero se alivian con la juerga, aunque en ésta, también a los de abajo les toca “mirar los toros desde la barrera”.  En la Grecia Clásica los juegos de Olimpia fueron los que más fama consiguieron en su época; en la Roma Imperial el Circo era el sumun del disfrute popular. La variedad y evolución de los juegos para el pueblo ha sido enorme y su aceptación generalizada: Un poco pan y mucho circo parecen funcionar a las mil maravillas.

Hoy en día, por estos lares a lo que se juega es al futbol: es el espectáculo deportivo por experiencia, el deporte rey, asunto de interés nacional al que se le dedican, sin cuento, instalaciones e infraestructuras, tiempo, medios y recursos. En él se proyectan valores épicos e idiosincráticos, pasiones desatadas y esperanzas fútiles; en él, las masas viven la ficción de que, casi como en la vida misma, se compite por los logros en equipo y con niveles parejos de fuerza y capacidad; que quien es muy hábil se lleva todos los honores y quienes más mal lo llevan, caen; y que jaleando desde las gradas –o frente al televisor- a los que de verdad juegan y sacan el provecho, se está en comunión con ellos, en sus éxitos y en sus fracasos… Pero la vida va de verdad, las pérdidas son mucho más graves y en asuntos relevantes y los éxitos son muy escasos y reservados a los que mejores posiciones ocupan.

Con el triunfo de la Selección “española” en la última competición “europea”, con la fanfarria y la demagogia de la ocasión -a pesar de la tragedia democrática y económica que nos están haciendo pasar-, tenemos una buena muestra de cómo funciona la alienación, de cómo se logra que nos alegremos de ganar “de mentiras” y nos desentendamos de perder de verdad.

http://bienvenidosapantopia.blogspot.com.

 
< Anterior   Siguiente >
 
R. San Borondón
Programación
Frecuencias
Emisión por Internet
Fonoteca
Sala S. Borondón
Actividades
Cinemateca
Programación
Publicidad
Humor
LA VIÑETA LA VIÑETA
NOTICIAS Sin Confirmar
Encuestas
¿Qué opinas sobre la designación de Miguel Zerolo como Senador Autonómico?
 
Lo más leído
SERVICIO RSS