| DESARROLLO | MEDIO AMBIENTE | SALUD | POLITICA | ENERGÍA | EDUCACIÓN | POLÍTICA SOCIAL | CULTURA | MEDIOS |
 
 
Inicio arrow Voz del Pueblo arrow Política arrow Ni saben, ni les importa
Ni saben, ni les importa Imprimir E-Mail
jueves, 28 de junio de 2012

Xavier Aparici Gisbert. Filósofo y Secretario de Redes Ciudadanas de Solidaridad.

ImageEl Estado, ese complejo institucional al que se le atribuye el ejercicio legítimo del poder político sobre las sociedades y los territorios nacionales, solo muy recientemente ha empezado a tener que ver con la gente de a pié, con sus necesidades y sus aspiraciones.

Habiendo surgido los primeros estados en los albores de la historia, para que, en determinados lugares y durante algún tiempo, la práctica del poder público haya dejado de ser violentamente arbitraria, misógina y clasista han tenido que pasar muchos siglos e incontables padecimientos y revueltas.

El estado de derecho social y democrático, el que reconoce legalmente y sin excepciones la condición de ciudadanía a todos los habitantes del país, que considera su legitimad vinculada a la cobertura de los intereses comunitarios generales y que sitúa en el conjunto social la soberanía, es una reciente excepción en el conjunto de las naciones, aún gobernadas, en general, por élites despóticas de viejo y nuevo cuño. Pero, terminada la 2ª Guerra Mundial del pasado siglo, en varios de los países más poderosos de Europa y en Norte América fraguaron las primeras versiones de este modelo que, por sus grandes logros en materia social y económica, se denominaron “Estados del bienestar”.

No sin sombras y contradicciones, apenas transcurridas tres décadas desde la instauración de estados que protegían “de la cuna a la tumba” a sus ciudadanías de a pié, con las Revoluciones conservadoras –de los gobiernos de Ronald Reagan, en EEUU y de Margaret Thatcher, en Inglaterra-, la ofensiva capitalista, antisocial y antidemocrática volvía a controlar las instituciones estatales de dos potencias mundiales. Gracias a sus enormes recursos, este movimiento reaccionario, utilizando todos los medios privados y públicos de intervención institucional, ha venido consiguiendo hacer prevalecer a sus afines en los diferentes estados occidentales y ha neutralizado los resortes y contrapesos de sus sistemas políticos y culturales hasta hacerse hegemónico.

Las élites de poder siempre han necesitado de las instituciones del estado para mejor salvaguardar sus dominios y asegurar sus intereses, por ello, siempre han estado involucradas en su control, para asegurar un tipo de estado autoritario, facilitador de sus ambiciones, centrado en evitar disturbios populares y protector de sus propiedades y contratos. A esa forma de hacer política por parte de las potencias imperiales, hasta primeros del siglo XX se le llamó liberalismo: dejar hacer, dejar pasar, a los ricos y sus negocios… hasta el Crack de 1929. En la actualidad, el remoce del despotismo plutocrático -ampliado al sistema mundo y actualizado a los nuevos usos y costumbres- se le llama “Neoliberalismo” y ha ido de lo mismo. Y, por eso, desde 2008 tenemos un nuevo y mayor Crack.

Es la gente corriente -la desposeída de recursos y que depende de terceros para asegurarse el porvenir y la protección- la que precisa de solidaridad, justicia y equidad democráticas. Siempre incompletas, pero en el buen camino, el de la libertad, la igualdad y la fraternidad generales. Hoy, ante las viejas injusticias y los nuevos retos se trata, como nunca, de democracia o barbarie. No son las élites actuales en el poder político, económico y administrativo de nuestros estados y en las organizaciones internacionales quienes nos sacarán de este foso en el que ellas nos han metido. Tanto cuando se visten de orden y nos imponen austeridades sin tino ni fundamento, como cuando van de progresistas y nos espolean hacia un crecimiento absurdo e insostenible, sus objetivos son siempre el grosero enriquecimiento de sus cúpulas y el mantenimiento de la indigna dualización social. Y sus precisos medios son la explotación y la opresión generalizadas. No saben de otra cosa, ni, a la vista está, les importa.

http://bienvenidosapantopia.blogspot.com.

 
< Anterior   Siguiente >
 
R. San Borondón
Programación
Frecuencias
Emisión por Internet
Fonoteca
Sala S. Borondón
Actividades
Cinemateca
Programación
Publicidad
 
Humor
LA VIÑETA LA VIÑETA
NOTICIAS Sin Confirmar
Encuestas
¿Qué opinas sobre la designación de Miguel Zerolo como Senador Autonómico?
 
Lo más leído
SERVICIO RSS