Advertisement
 

| DESARROLLO | MEDIO AMBIENTE | SALUD | POLITICA | ENERGÍA | EDUCACIÓN | POLÍTICA SOCIAL | CULTURA | MEDIOS |
 

Inicio arrow MEDIO AMBIENTE arrow El Mamatreto
El Mamatreto Imprimir E-Mail
viernes, 04 de septiembre de 2009
Image
Cándido Quintana
Pocas veces una edificación ha dado tanto que hablar y ha suscitado tanta polémica y controversias. Creo que esta es la tercera vez que escribo un artículo expresamente sobre el mamotreto, aunque indirectamente me he referido a él en decenas de ocasiones. Lo de Las Teresitas, así titulaba unos de mis artículos, es de Juzgado de Guardia como se diría coloquialmente, no en vano ha llegado hasta la máxima Instancia Judicial, el Tribuna Supremo, pero el mamotreto, aunque sea prácticamente un apéndice de esa deleznable y mal oliente trama, representa, por si sólo, un acto de desfachatez política intolerable a la que hay que ponerle freno y punto y final.

Hace ya más de dos años, un grupo de ciudadanos, entre los que me encontraba, pusimos el grito en el cielo, al ver como crecía una horripilante edificación en un lugar que no correspondía, dentro de la propia arena de la playa, y lo denunciamos públicamente. Carecía del preceptivo cartel de obras y, supuestamente, de licencia de construcción. Por otro lado, considerábamos y lo seguimos manteniendo, que parte de ella estaba ocupando el dominio público. En aquel momento, yo la asimilé a una garrapata, por como engordaba día a día y por la pretendida finalidad real que perseguía, chuparle la sangre al Pueblo al obligarle a pagar por estacionar en su única playa, algo que jamás se había sucedido. El resultado de nuestra denuncia pública no se hizo esperar, mayor celeridad a la construcción, tratando, a todas luces, de imponer una política de hechos consumados, esta vez con nocturnidad y alevosía.

   En aquel momento, nuestro objetivo era parar la obra, para que no se gastara ni un euro más de nuestros dineros en ella, algo que hoy hubiera hecho mucho más sencillo y barato su demolición. Es evidente que a partir de aquí, hay muchas culpas con nombres y apellidos de que se haya llegado al extremo que se ha llegado y de que se haya gastado la millonada que se ha gastado, aún las gravísimas penurias que están atravesando muchas familias isleñas. En ningún caso, el gasto realizado indebidamente debe otorgarle carta blanca al mamotreto para lograr su legalización, simplemente no procede. Esta edificación no tiene razón de ser ni obedece a necesidad perentoria alguna, sino todo lo contrario. Pero la cosa no debe quedar sólo ahí, esos culpables deben dar la cara y asumir sus responsabilidades, como pasa en cualquier País democrático, los derechos y obligaciones nos afectan a todos, y nadie, ni siquiera la clase política, puede quedar al margen.

   Hay que recordar que la línea de deslinde marítimo-terrestre, de la que tanto se ha quejado el Ayuntamiento de Santa Cruz, aún no es firme, hay varios contenciosos en curso que podrían prosperar. Si esto sucede, esa línea de ciencia ficción, que Costas se sacó de la manga y que increíblemente en una playa llana al llegar al mamotreto adopta unas formas extrañas, con el claro objeto de dejarlo fuera del dominio público, volvería a su sitio natural, por lo que con la aplicación de la Ley de Costas el mamotreto resultaría ampliamente afectado y tendría que caer, como han caído otras muchas edificaciones. Además de todo esto y aunque sea competencia del Gobierno de Canarias, solo por estar situado en la zona de servidumbre de protección debería ser demolido. Los aparcamientos, los de superficie, la obligación del Ayuntamiento, actuar a todo lo largo de la playa, entre lo asfaltado y la cadena montañosa, en donde se pueden crear muchas nuevas plazas NO de pago.

   Ahora la pelota salta de un tejado a otro, que si el de Gerencia de Urbanismo o que si el de Obras, pero como los tejados son habitualmente inclinados, seguramente caerá en otro, en el que se tercie. Esto no debe influir en el fondo de la cuestión, responsabilidades políticas y personales aparte, como primera medida y de forma urgente, procede demoler el mamotreto. Espero que por el bien de la Ciudad de Santa Cruz y anteponiendo el interés general al de determinadas personas que pretenden hacer su agosto con él, se acuerde en un próximo Pleno del Ayuntamiento, alegraría a la mayor parte de los ciudadanos. Esto y unas actuaciones rápidas y congruentes en la playa, creando todos los servicios que se consideren necesarios, con su correspondiente mantenimiento, limpieza y vigilancia, es lo que queremos. La base principal y de control de estos servicios, tiene un lugar muy idóneo en la antigua Batería Militar, sin hacer sobre ella ninguna edificación impactante, como el pretendido hotel. Considero insensato, aberrante y negativamente impactante, el proyecto de Dominique Perrault, no es adecuado para ser ejecutado en la única playa que posee Santa Cruz, que ya se nos ha quedado muy pequeña, sencillamente no procede.

 

(*) Presidente de la Plataforma de Defensa del Puerto de Santa Cruz

 

 
< Anterior   Siguiente >
 
R. San Borondón
Programación
Frecuencias
Emisión por Internet
Fonoteca
Sala S. Borondón
Actividades
Cinemateca
Programación
Publicidad
Humor
LA VIÑETA LA VIÑETA
NOTICIAS Sin Confirmar
Encuestas
¿Qué opinas sobre la designación de Miguel Zerolo como Senador Autonómico?
 
Lo más leído
SERVICIO RSS