Advertisement
 

| DESARROLLO | MEDIO AMBIENTE | SALUD | POLITICA | ENERGÍA | EDUCACIÓN | POLÍTICA SOCIAL | CULTURA | MEDIOS |
 
Inicio arrow Actividades arrow El caso de la niña Piedad fue analizado en la Sala San Borondón por el abogado Eligio Hernández y Soledad Perera, la madre preadoptiva
El caso de la niña Piedad fue analizado en la Sala San Borondón por el abogado Eligio Hernández y Soledad Perera, la madre preadoptiva Imprimir E-Mail
lunes, 16 de marzo de 2009

SB-Noticias.- El caso de la niña Piedad fue analizado en la Sala San Borondón (esquina de las calles Daute y Cruz de Candelaria, en La Laguna) el martes 17 de marzo de 2009 por el abogado Eligio Hernández y su defendida, Soledad Perera, la madre pre-adoptiva de la niña.

La pasada semana se conocía que el Juzgado de Lo Penal Número 1 de Las Palmas de Gran Canaria ha condenado a nueve meses de prisión a la madre preadoptiva por un delito de desobediencia grave a la autoridad, después de que ésta se negara a entregar a la menor a las autoridades.

.............

La menor fue retirada a su madre biológica a los siete meses de nacer y estuvo sucesivamente en dos centros de menores hasta los tres años; luego fue dada en acogimiento preadoptivo en La Orotava (Tenerife), residiendo con su nueva familia casi tres años, hasta que, por orden judicial tras una demanda de la madre biológica, el 10 de mayo de 2007 la separaron de esta familia ingresándola en un centro de menores del Cabildo de Tenerife.

Más tarde devolvieron la niña a la madre biológica, con la que permaneció alrededor de un año, hasta que a finales de octubre de 2008 volvió a un centro de menores, el cuarto en su corta existencia, lo que evidencia el fracaso de la medida, según la Asociación Pro Derechos del Niño y la Niña (Prodeni).

El denominado caso 'Piedad' —nombre falso para preservar la intimidad de la menor— mereció un notable interés informativo entre 2006 y 2007, tiempo en que duró la 'pugna legal'. Para Prodeni, la acción de la Justicia estuvo "fuertemente inclinada a favor de los intereses y derechos de la parte biológica y en contra de los intereses y derechos de la niña, que nunca fue escuchada, desestimándose asimismo informes técnicos y profesionales —incluso de Protección de Menores— contrarios al desarraigo de la menor del lugar donde había encontrado estabilidad y felicidad".

Prodeni denunció que "entre el 10 de mayo de 2007 y su vuelta a un centro de acogida a finales del mes pasado, el trayecto de esta niña está sembrado de silencios y absoluta opacidad, hasta el punto que el propio juzgado de familia nº 5 de Las Palmas careció de informes sobre la evolución de 'Piedad' en el centro de menores hasta que fue entregada a la madre biológica, tal como acreditó la propia jueza, primero en una providencia de enero de 2008, en el que reiteraba demanda al Gobierno de Canarias de los informes no recibidos de la menor entre junio y octubre de 2007, y luego, en su resolución de ejecución de la disposición de entrega de la niña, en febrero de 2008, basándose únicamente en una información telefónica desde La Dirección General del Menor de que la niña estaba bien”.

.............

Según la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) se condena a la madre preadoptiva como autora responsable de un delito de desobediencia grave a la autoridad, sin que concurra circunstancia modificativa alguna de la responsabilidad criminal, a la pena de nueve meses de prisión, con inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el mismo tiempo y con imposición de las costas causadas en esta instancia. El pasado 11 de julio de 2006 el Juzgado de Primera Instancia Número Cinco de Las Palmas de Gran Canaria dictó sentencia en los autos 54/2004 de Oposición a Resolución Administrativa en Protección de Menores por la que se atribuyó la guarda y custodia de la menor a su madre biológica, a quien se le había retirado la niña a los 7 meses de nacer.

El 14 de marzo de 2007 la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Las Palmas dictó un auto en el que se condenó a la madre preadoptiva como autora de un delito de desobediencia, tras no entregar a la menor a las autoridades, a la pena de ocho meses de prisión, una pena que fue suspendida por un periodo de dos años condicionada a que no se cometa nuevo delito durante dicho periodo de tiempo.

El 27 de abril de 2007, después de una resolución para entregar la niña a las autoridades, la madre preadoptiva se resistió a entregarla a los agentes de la Guardia Civil. El 2 de mayo de 2007 la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Las Palmas acordó volver a solicitar a la madre preadoptiva que manifestara el lugar en el que se encontraba la menor, "oponiéndose la acusada a su cumplimiento, quien además no se encontraba en su domicilio", apuntó la sentencia del TSJC.

Por ello el Tribunal consideró que los hechos probados constituyen un delito de desobediencia grave a la autoridad, previsto y penado en el artículo 556 del Código Penal.

Por su parte, el abogado de la defensa, Eligio Hernández, explicó al salir del juicio el pasado 26 de febrero que una vez que saliera la sentencia, y ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), procedería a solicitar la nulidad del proceso al no recibir ninguna notificación de que el juicio oral no sería público: "Los debates del juicio oral serán públicos bajo pena de nulidad. Podrá, no obstante, el presidente mandar que las sesiones se celebren a puerta cerrada cuando así lo exijan razones de moralidad, de orden público o el respeto debido a la persona ofendida por el delito y su familia. Para adoptar esta resolución, el presidente, ya de oficio, y a petición de los acusadores, consultará al Tribunal, el cual deliberará en secreto, consignando su acuerdo en auto motivado contra el que no se hará recurso alguno", dijo mientras afirmó que a él no se le notificó ningún auto diciendo que el proceso no podía ser público: "Yo entiendo que de lo que se ha hecho, todo es nulo".

La abogada Dolores Palliser denunció el pasado viernes a la Dirección General del Menor por presunta prevaricación al declarar en desamparo a la menor, afirmando que su representada es la "única madre" de la niña porque tiene la patria potestad, ha sido denigrada. Aseguró que la opinión pública está desinformada sobre este asunto y que “a la acogente de Piedad le pueden caer responsabilidades por un delito de desobediencia”. Según la letrada, “la madre biológica sólo desea que la antigua acogente se olvide de la niña, pues hace casi dos años que la Audiencia Provincial de Las Palmas anuló el acogimiento y por lo tanto representa el pasado”.

Dolores Palliser declaró que la "única madre de Piedad" ha recuperado a su hija y ha vivido felizmente con ella, pero por un problema de falta de vivienda dejó a la niña en guarda provisional en la Dirección General del Menor a finales de octubre del pasado año. En diciembre la madre obtuvo una vivienda y ahora intenta recuperar a su hija. Para Pallicer, la Dirección General del Menor ha restringido de manera "improcedente y sin intervención judicial" las visitas de la madre a la niña en guarda y "ha entorpecido la convivencia con su hija".

 
< Anterior   Siguiente >
 
R. San Borondón
Programación
Frecuencias
Emisión por Internet
Fonoteca
Sala S. Borondón
Actividades
Cinemateca
Programación
Publicidad
Humor
LA VIÑETA LA VIÑETA
NOTICIAS Sin Confirmar
Encuestas
¿Qué opinas sobre la designación de Miguel Zerolo como Senador Autonómico?
 
Lo más leído
SERVICIO RSS